Béisbol

Sólido cerrojo dominicano

Una rotación que incluye a David Price y Matt Garza, el bate de Evan Longoria, la velocidad de Carl Crawford en las bases. Son diversas las razones que tienen a los Rays de Tampa Bay muy cerca de una segunda postemporada en tres años.

Quizás relegada a un anonimato sin querer, una de las claves del éxito corresponde a sus relevistas dominicanos Joaquín Benoit y Rafael Soriano.

Benoit es el encargado del octavo inning, Soriano el cerrador. Se da por descontado que cuando los Rays toman la ventaja después del séptimo, la suerte del partido está echada.

¿Cómo así?

Arriba en la pizarra tras el séptimo, la marca de los Rays refleja tres derrotas con 70 victorias.

"Sabemos que si agarramos la ventaja en el sexto o séptimo, podemos decir que tenemos el juego ganado'', valoró el mánager de los Rays Joe Maddon, quien los considera como los jugadores más valiosos del equipo esta temporada.

"Más importante aún es que los dos han servido para darle estabilidad a nuestro cuerpo de lanzadores'', añadió en clara alusión a que sus abridores no se sienten obligados a cargar mucho peso de trabajo.

Soriano es el líder de rescates de la Liga Americana con 42 en 45 oportunidades y tiene efectividad de 1.82. Benoit exhibe una efectividad de 1.44, la mejor entre los relevistas del circuito.

"Han aportado de tal manera que sin ellos no creo que estuviésemos en este lugar'', dijo el primera base dominicano Carlos Peña. "Creo que eso es obvio, creo que todos me respaldan en eso. Son piezas increíblemente valiosas para nosotros y lo seguirán siendo''.

Ambos derechos se sumaron al equipo al inicio de la temporada en contrataciones que se dieron casi que por casualidad.

Después de una campaña con 27 rescates con Atlanta, los Bravos consideraron muy caro darle a Soriano un contrato a largo plazo y optaron por un canje con los Rays.

A Benoit lo ficharon casi al inicio de la temporada, asumiendo un riesgo con un pitcher que no había visto acción en las Mayores desde el 7 de septiembre de 2008 al operarse el hombro derecho.

Así, con ese par de movimientos, los Rays esencialmente resolvieron lo que fue su talón de Aquiles el año pasado. Los campeones de la liga en el 2008 no pudieron clasificarse a la postemporada en gran medida por la falta de garantías de su bullpen. Con varios alternándose en el puesto de cerrador, el total de rescates malogrados fue de 22, la octava mayor cantidad en las gran carpa.

"Los dos tenemos un tiempo en este juego'', destacó Soriano. "Somos veteranos, conocemos a los bateadores, nos hemos hecho mejores pitchers''.

Ninguno tiene experiencia de postemporada, pero Soriano se relame con la idea: ‘‘Mientras más fanáticos hay, yo me siento mucho mejor todavía. Me siento mejor pitcher''.

  Comentarios