Béisbol

Torres tiene un puesto seguro

ANDRES TORRES
ANDRES TORRES

Andrés Torres se detiene cuando pierde la concentración, empieza a mirar toda la sala y luego se disculpa, a pesar de que no puede evitarlo. El jardinero central de los Gigantes de San Francisco lucha todos los días con un problema de hiperactividad y déficit de atención.

La condición fue detectada en el 2002 cuando jugaba con Detroit, y el puertorriqueño no empezó a recibir tratamiento de medicinas hasta el 2007, algo que lo ayudó a permanecer en las Mayores.

Ambidiestro al bate, Torres pasó 12 años en las Menores, ocho de ellos en Triple A, antes de recibir su oportunidad. Siempre se le decía que era demasiado bajo (5.10 pies) o no tenía mucho peso (190 libras) para establecerse.

Hasta que todos se dieron cuenta de lo contrario con San Francisco, el equipo con quien ganó la Serie Mundial.

Torres se convirtió en titular en mayo, permitiéndole a los Gigantes contar con un primer bate productivo, además de un guante seguro y velocidad en el jardín central.

Esta primavera es diferente para Torres: es dueño de la titularidad.

"No es que esté relajado. Simplemente es que sé que aquí voy a estar'', declaró Torres. "Durante toda mi carrera nunca tuve seguridad y estoy trabajando fuerte para dar lo mejor que puedo''.

Antes de cada partido ingiere una píldora para el tratamiento de hiperactividad y déficit de atención, lo que le ayuda a estar mejor concentrado.

El mes pasado, Torres firmó un contrato de $2.2 millones por un año.

Torres bateó .268 con 16 jonrones y 63 impulsadas en su primera campaña completa. Aguantó el dolor para jugar en los playoffs, sorprendiendo a los Gigantes y a él mismo con una rápida recuperación tras una apendicitis a fin de año para eventualmente dar su aporte en la conquista del título.

  Comentarios