Béisbol

Todo en orden tras la pelea

El mánager de los Cachorros de Chicago, Mike Quade, no tiene problemas con la pelea que protagonizaron dos de sus jugadores durante una sesión de entrenamiento, siempre y cuando ayude a mejorar la capacidad del equipo.

Quade convocó el jueves a una reunión del plantel para hablar de la pelea que tuvieron el miércoles en el dugout el pitcher venezolano Carlos Silva y el antesalista dominicano Aramis Ramírez.

Quade afirmó que el asunto "quedó enterrado''.

"A veces no está mal que ocurra una pequeña revuelta. Estoy satisfecho de que estuvieran molestos. Tenemos que enfocar esa molestia con un buen juego en contra de los oponentes y dentro de nosotros. Eso es todo lo que debemos hacer'', señaló el piloto.

La pelea fue una de las razones para la reunión, en la que Quade dijo que fue el único que habló.

También destacó los 14 errores del equipo durante sus cuatro primeros partidos de la pretemporada.

"Era el momento para hablar sobre la falta de concentración y los errores mentales, no sólo los físicos'', indicó Quade.

"Son cosas que sabemos que tenemos que superar, creo que no te paseas por la pretemporada y luego puedes pretender que mágicamente todo va a salir bien cuando arranque la campaña''.

Quade intenta mejorar un equipo que terminó la temporada pasada con marca de 75-87, penúltimo en la División Central de la Liga Nacional.

Quade fue dirigente en más de 2,300 partidos en Ligas Menores antes de llegar a Chicago, y reconoció que el altercado entre Silva y Ramírez fue su primer gran reto como mánager novato en las Mayores.

Los problemas detonaron cuando un enojado Silva se quejó por la labor de la defensa al salir del terreno luego de un primer inning de tres errores, dos jonrones y seis carreras contra Milwaukee. Ramírez, quien dejó caer un elevado en el episodio, tuvo que ser contenido por compañeros y coaches.

Ramírez dijo después que se trató de un "malentendido'' y aseguró que es cosa del pasado. Silva rehusó hablar con la prensa el jueves.

Quade señaló que no habló con los jugadores por separado porque confía que pueden resolver sus problemas.

"No necesito ver un apretón de manos'', sostuvo. "Tienen que seguir con lo suyo. Tienen que llevarse lo mejor posible como compañeros, y olvidar esto''.

  Comentarios