Béisbol

Una nueva experiencia

EL VENEZOLANO Martín Prado realiza una jugada en el bosque izquierdo en partido entre Atlanta y Detroit.
EL VENEZOLANO Martín Prado realiza una jugada en el bosque izquierdo en partido entre Atlanta y Detroit. Associated Press

Cuando los Bravos de Atlanta adquirieron a Dan Uggla, el primer instinto de Fredi González fue tomar el teléfono y llamar a Martín Prado.

Después de todo, el venezolano quedaba como el damnificado dentro de la transacción con los Marlins de Florida, al poner en ascuas su condición de titular como segunda base.

"Lo llamamos a la hora que hicimos el cambio con Uggla'', contó González, el nuevo mánager de los Bravos. "Le dije, no Martín, tu eres una pieza muy grande en nuestra organización. Queremos que tú vayas al jardín izquierdo y cuando Chipper no pueda jugar en tercera base, tu vas a estar ahí'', añadió.

Y es así que durante las últimas semanas, Prado ha tomado un curso de aprendizaje rápido sobre el oficio de atrapar elevados en el bosque izquierdo.

Es una tarea totalmente nueva para el jugador de 27 años, que siempre ha estado en el cuadro interior. Admite que muy ocasionalmente estuvo en los jardines en la pelota invernal venezolana.

El cambio es uno que ha aceptado con la actitud de un soldado que cumple con las órdenes de sus superiores, pero es obvio que no era algo que contemplaba o fue de su agrado.

"Me llamaron y me preguntaron si yo estaba bien con eso'', declaró Prado.

Para Atlanta, contar con Uggla era vital para balancear la parte media de su alineación, al incorporar un bateador derecho de poder para complementar a una tanda de zurdos que incluyen a Brian McCann, Jason Heyward y el debutante primera base Freddie Freeman.

Uggla, a quien los Bravos ataron después con un contrato por $62 millones y cinco años, ha promediado 31 jonrones y 93 remolcadas en cinco campañas.

"Ya no es cuestión de hablar de mí, tenemos un nuevo segunda base y tenemos que respetar eso'', dice Prado.

Así es que, siete meses de ser el titular del equipo de la Liga Nacional en el clásico de mitad de temporada, Prado escucha atentamente los consejos de compañeros y coaches sobre cómo partirle bien a un batazo.

"Son pruebas para ver cómo uno reacciona'', afirma Prado. "Yo siento que hay cosas más difíciles en la vida''.

Y la realidad es que el nacido en Maracay no es un extraño a las adversidades, sobre todo al tomarse en cuenta que la expectativa cuando dio sus primeros pasos en las Mayores era que no sería algo más que un reserva.

Esa actitud de nunca darse por vencido es lo que le ha llevado a donde está.

"Su dedicación es como pocas, es un tremendo compañero y le gusta ganar para la organización'', dice González.

"No conozco a nadie más que se entrene con la dedicación de Martín'', añade el catcher de los Bravos Brian McCann.

"Martín Prado no será jardinero izquierdo regular para toda su carrera'', dijo González. "Pero ahora lo está haciendo bien. No hace lujos, pero hace su trabajo con seguridad, como si fuese un jugador que ha estado ahí durante toda la vida''.

  Comentarios