Boxeo

El boxeo espera recibir un balón de oxígeno con un choque largamente deseado

DANNY GARCIA en el cara a cara con Keith Thurman (i). Ambos se miden este 4 de marzo en Brooklyn.
DANNY GARCIA en el cara a cara con Keith Thurman (i). Ambos se miden este 4 de marzo en Brooklyn. Showtime

Prepárense para ver algo raro en el boxeo. Una pelea así solo llega una o dos veces por año, y cuando lo hace recuerda las auroras boreales o el nacimiento de un volcán, porque son espectáculos únicos y bellos...al menos eso esperamos.

El combate entre Keith Thurman (27-0, 22 KO) y Danny García (33-0, 19 KO) por televisión abierta (CBS, 9 PM) es una oportunidad que el boxeo no puede desperdiciar en un momento en el cual lucha por salir de la oscuridad, del abismo cavado por otras tantas peleas malas, indeseadas, donde los campeones evaden a los campeones.

Ambos se encuentran invictos, en la flor de su carrera, poseen carismas distintos pero atractivos. Thurman se sabe vender solo, García encuentra su eco de resonancia en su padre asfixiante y sobre protector.

Encima del ring del Brooklyn Center veremos dos estilos que han bordado la historia de este sangriento deporte desde que el mundo es mundo. De un lado el Thurman considerado el púgil más completo y del otro un García con mayor pegada.

Si el hombre de la cola de pony suele convertir la lona en una pista de baile -no de retrocesos, que quede claro-, el guerrero de Filadelfia encuentra en el contragolpeo su arma más eficaz. Inteligencia y coraje les sobra a los dos para regalarnos una noche inolvidable.

Lo más parecido a esto, salvando las ineludibles distancias, seria el encuentro entre Manny Pacquiao y Floyd Mayweather en el 2015 o el combate que puso frente a frente a Sergey Kovalev contra Andre Ward en el 2016. ¿Puede alcanzar el mismo grado de expectativa Thurman vs. García?

Sin duda, no, pero si se empeñan en no decepcionarnos, apenas sufrirían para superar el tremendo desaire de la primera pelea y el vandálico robo de la segunda, continuando de paso el buen momento del boxeo en esta temporada.

Todo dependerá del sentido histórico y el despliegue de habilidades que ellos puedan mostrar, sabedores de que con la televisión abierta de fondo, estarían en condiciones de recoger miles de nuevos fanáticos y reclamar para sí el trono de una división repleta de talento como la welter.

Por todo lo bueno para ofrecer este sábado, Thurman y García representan también el problema que ha plagado el boxeo en estos últimos tiempos, pues ninguno de los dos peleó más de dos veces en el 2016, aumentando el vacío de primeras figuras, la ausencia de los mejores.

El boxeo necesita no una ni dos ni tres, sino muchas Thurman vs. García para salir de su marasmo. Así que no hace falta vender más esta batalla que por otra parte no nos costará un centavo, algo que en estos tiempos no es poca cosa.

 
  Comentarios