Boxeo

Obligan a campeón cubano a efectuar una revancha de dudoso provecho para su carrera

MOISES FLORES recibe un golpe de Guillermo Rigondeaux en la pelea celebrada el 17 de junio en Las Vegas.
MOISES FLORES recibe un golpe de Guillermo Rigondeaux en la pelea celebrada el 17 de junio en Las Vegas. Getty Images

Menos en la saga de El Padrino, segunda partes nunca fueron buenas. Habrá que ver entonces qué pudiera dejar una nueva entrega del enfrentamiento entre Guillermo Rigondeaux (17-0, 11 KO, 1 NC) y Moisés Flores (25-0, 17 KO, 2 NC), ahora que se ha ordenado una revancha obligatoria.

Desde su oficina central en Panamá, la Organización Mundial (OMB) dictaminó este miércoles que el campeón de las 122 libras debe verse de nuevo en un ring contra el titular interino, después de que la primera entrega terminara de manera controversial al ser cambiado el veredicto de nocaut a no decisión.


Ahora, las partes tienen 30 días para llegar a un acuerdo y establecer los términos de la segunda entrega, después de lo sucedido el 17 de junio en el Casino Mandalay Bay de Las Vegas, Nevada.

"Ellos pueden forzarme todo lo que quieran'', escribió el rey súper gallo de Santiago de Cuba. "No puedo escoger a mis próximos oponentes, pero me voy a asegurar que el público los conozca''.

Antes de que la AMB emitiera esta directriz, el campamento de Rigondeaux se había enfrascado en una campaña para atraer la atención de alguien que, como el antillano, también ganó dos oros olímpicos: Vasyl Lomachenko.


Tanto es el deseo de Rigondeaux de medirse contra el ucraniano que levantó su negativa a ascender a las 130 libras y le comunicó vía redes sociales que estaba listo para medirse a quien algunos consideran el mejor púgil libra por libra.

Personas cercanas al campamento de Rigondeaux aún evaluaban qué tipo de respuesta dar a la AMB, aunque aparecen dos caminos evidentes: aceptar la revancha contra Flores o dejar vacante el título en las 122 libras y ascender a divisiones superiores.

Dejar vacante la faja mundial implica grandes riesgos para el cubano, quien ha sufrido para encontrar rivales dignos de consideración, pues entraría en terreno desconocido como un boxeador sin corona.


Hace exactamente ocho días, la Comisión Estatal Atlética de Nevada, luego de una audiencia pública, decidió cambiar de nocaut -a favor de Rigondeaux- a no decisión el resultado de una pelea que finalizó con Flores en la lona tras recibir un golpe del campeón luego de que sonara la campana del primer asalto.

Vic Draculich, árbitro del combate, inicialmente había premiado a Rigondeaux con un triunfo, pero a insistencia de Jim Lampley, principal comentarista de la cadena HBO, fue revisado otro video con audio que originó el cambio de dictamen.

Varias preguntas giran, entonces, alrededor de esta orden de la AMB. ¿Existe interés por una revancha? ¿Vale la pena esperar tres, cuatro o cinco meses más por Flores y dejar que se escurra la temporada? ¿Es mejor subir de peso, aunque sin corona?

 
  Comentarios