Boxeo

Boxeador cubano pone su vista en uno de los mejores guerrero del planeta

RANCES BARTHELEMY trabaja delante de la prensa en Las Vegas antes de su pelea del 10 de marzo en San Antonio.
RANCES BARTHELEMY trabaja delante de la prensa en Las Vegas antes de su pelea del 10 de marzo en San Antonio. Premier Boxing Champions

Rancés Barthelemy tiene la mente puesta en su próxima pelea, pero no pierde de vista otra inmensa más adelante. El cubano declaró este jueves durante un entrenamiento público su deseo de medirse a uno de los púgiles que integra la lista de los mejores libra por libra del mundo.

El habanero tiene previsto medirse a Kiryl Relikh el 10 de marzo en San Antonio, Texas, en busca de su tercera corona en tres divisiones distintas, pero confesó tener en su mira a Mikey García, quien combate esa misma noche contra el campeón de las 140 libras Sergey Lipinets.

"Una pelea contra Mikey García es algo que quiero'', reveló Barthelemy (26-0, 13 KO) ante la prensa que cubrió su sesión de prácticas en Las Vegas. "Estoy completamente enfocado en esta pelea contra Relikh para hacer historia, pero estaría preparado para enfrentarme a Mikey García pronto''.

Cuando el cubano y el bielorruso se enfrentaron por primera vez el pasado 20 de mayo, Barthelemy recibió una decisión unánime que en ese momento le convertía en retador obligatorio para el entonces titular súper ligero de la AMB Julius Indongo, quien luego sería vencido por Terence Crawford.

El resultado, sin embargo, fue tan cerrado y controversial que la AMB ordenó un nuevo choque entre Barthelemy y Relikh (21-2, 19 KO), creando el escenario para esta revancha que despierta muchas expectativas.

"Voy a cambiar muchas cosas para esta revancha'', agregó Barthelemy. "En mayo pasado no presenté mi mejor versión. Sentí que mis piernas no me acompañaban y no pude trabajar como suelo hacer. Esta vez mi acondicionamiento y mi nutrición mejoraron. Voy a usar mis piernas y el jab para mostrar una clínica de boxeo''.

Una y otra vez, Barthelemy ha repasado el video de la primera cita junto con su maestro Ismael Salas en busca de las claves que le permitan ahora imponerse de una manera más convincente y hacer historia en el deporte de su tierra.

La oportunidad no puede ser mejor en una cartelera estelar de SHOWTIME.

"La meta de los tres títulos es algo que no se me quita de la cabeza'', agregó Barthelemy, quien ha ganado fajas en las 130 y 135 libras. "Es casi una obsesión, pero he canalizado todo para no desesperarme y poner en práctica el plan de pelea que ya hemos acordado. Ya falta poco, ya falta menos''.

  Comentarios