Columnistas & Blogs

Un triste adiós para el Yankee Stadium

Associated Press

Ul último año en la historia del mítico Yankee Stadium estaba supuesto a estar repleto de celebraciones. Pero cuando falta un mes para que la catedral de la pelota deje de practicar el rito del béisbol sus fieles parroquianos no tienen ánimo de festejar.

Los Yankees de Nueva York del 2008 son historia. Todo se terminó. La novena mejor pagada de la pelota finalmente cedió ante el empuje de los impetusosos Rays de Tampa Bay y de los mejor preparados Medias Rojas de Boston.

El equipo está lejos y el talento que una vez maravilló al mundo parece demasiado cansado y envejecido.

¿Qué salió mal?

El enemigo más temido del pelotero, la lesión, fue el primero que se ensañó contra los Yankees y sus $200 millones de nómina.

Chien-Ming Wang, uno de los pitchers más ganadores en las dos últimas temporadas, desapareció del mapa a mediados de junio por una lesión en el pie y nunca más regresó. Mientras tanto, Ian Kennedy y Phil Hughes, dos de los hombres que los Yankees no quisieron soltar para adquirir al venezolano Johan Santana, también confrontaron problemas de lesiones y de rendimiento, y hoy día su estatus de promesas del montículo parece en entredicho.

Pero si el pitcheo, el séptimo en la Americana con 4.30, fue decepcionante, el bateo lo fue aún más.

Los llamados Bombarderos no pasaron de ser pequeñas avionetas inofensivas que causaron un daño menor a los contrarios. De hecho, Nueva York es octavo en carreras anotadas en la Americana, un lugar frustrante para una ofensiva que estaba supuesta a encabezar -junto con el también desilusionante bateo de los Tigres de Detroit- a las Grandes Ligas.

Nadie está eximido de culpas. Las dos principales figuras del club, Derek Jeter y Alex Rodríguez, han sido responsables de ello.

El poder del capitán y campocorto de los Yankees experimenta una caída libre desde los últimos años. Los números no mienten. En el 2005 produjo 23 jonrones, para luego bajar en las temporadas siguientes a 19, 14 y 12. En esta contienda el descenso continúa y lleva sólo ocho estacazos.

Martirizado por otros demonios que lo azotan fuera del terreno de juego, A-Rod pudiera enfrentar su primera campaña desde 1997 con menos de 100 impulsadas. Y ello se debe a su baja producción con hombres en posición anotadora, un discretísimo promedio de .246, la orilla contraria de lo que hizo el año pasado cuando conectó para .333 en esas situaciones.

Dos de los jóvenes en "ascenso'', Robinson Canó y Melky Cabrera han sufrido también este año con números decepcionantes.

El infielder exhibe porcentaje de embasamiento de .306, un número minúsculo para un jugador de sus características. El de Cabrera es aún peor con .296, en lo que ha sido una tendencia en los últimos años, puesto que el jardinero tuvo .327 en el 2007 y .360 en el 2006.

Esta sumatoria de variables torció el rumbo del cuento de hadas que muchos fanáticos querían presenciar, y en lugar de ello, los Yankees enfrentan la enorme posibilidad de ausentarse por primera vez de los playoffs desde 1993.

Y es que aunque aún falta camino por recorrer antes de que caiga el telón de la temporada regular, difícilmente en esta iglesia del béisbol se pueda cumplir la milagrosa recuperación.



Envíe sus cartas y comentarios a:

lrangel @elnuevoherald.com



TOQUES DE BOLA

♦ Si José Canseco no se hubiese empeñado en esquivar las cosas buenas que tanto le ofreció el destino, hoy día el habanero debería ser un respetable ex jugador con posibilidades de estar impartiendo sus conocimientos como coach de bateo en las Mayores e incluso con su nombre en una placa del Salón de la Fama. En lugar de ello, Canseco se prepara para un nuevo reality show de televisión barata que se llama ‘‘Moment of truth''.

♦ El inicialista de Miami, Gaby Sánchez, se convirtió en el primer jugador de los Marlins en ser elegido el Más Valioso de la Liga del Sureste, gracias a su actuación con el madero con los Mudcats de Carolina, sucursal doble A de los peces. Sánchez, ex UM, conectó para .320 con 17 jonrones y 88 fletadas. Con Mike Jacobs elegible al arbitraje, Sánchez bien pudiera recibir su oportunidad en el equipo grande el año que viene.

♦ Los Leones del Caracas, de la liga de béisbol de Venezuela, dejaron libre a uno de sus peloteros más emblemáticos de los últimos años, el catcher Henry Blanco, quien juega para los Cachorros de Chicago. Blanco estaba en la mira luego de que criticara la actuación del mánager Carlos Hernández, despedido en diciembre pasado. El diario El Nacional reportó ayer que Blanco ya recibió una oferta de los Bravos de Margarita.

BEISBOL EN CIFRAS

12

Los pitches abridores que han usado los Yankees este año, la segunda mayor cifra de la Americana detrás de los 14 de los Rangers.

1

Los mánagers que se ha mantenido en su puesto este año y no han sido expulsados en ningún partido. El único miembro de este club ha sido el dirigente dominicano de los Nacionales de Washington, Manny Acta.

2

Los peloteros que en esta década han conectado cuatro hits en un partido en el que entraron como bateador emergente. Esta semana lo hizo Chris Coste de los Filis ante los Mets.

3

Los pitchers que desde 1969 que suman 25 salvados o más en una campaña y luego ganan 15 partidos en la siguiente. Este año lo logró el ex Marlin Ryan Dempster, quien se apuntó 28 rescates en el 2007 con los Cachorros y en esta contienda lleva 15 triunfos.

1

Los peloteros que han logrado jugar 2,000 partidos en las Mayores bajo la tutela de un mismo mánager. Chipper Jones, dirigido siempre por Bobby Cox, se convirtió en el pionero esta semana.

  Comentarios