Columnistas & Blogs

Cuba se juega en el Clásico el peor fracaso de su historia

AP

Cuba se jugaba anoche su pase a Los Angeles ante Japón y desde la isla ya se tomaban las previsiones en el caso de que el conjunto rojo cayera, y achacarle lo que sin dudas sería el fracaso más grande en la historia del equipo antillano a los "que administran la explotación del deporte en Estados Unidos'', como argumentó el ex gobernante Fidel Castro.

Si Cuba fue eliminado es porque otros fueron mejores. Y en este caso serían Japón y Corea.

Menciona Castro que Cuba fue alineado a los tigres asiáticos en un mismo grupo para que se eliminaran entre ellos.

Nada es blanco o negro. Todo tiene sus matices.

Había dos sedes, San Diego y Miami.

¿Se imaginan a Cuba jugando en Miami?

Por nada del mundo, el comité cubano hubiese aceptado asistir al Clásico en el sur de Florida, por múltiples razones, que van más allá del hecho del fantasma latente de las deserciones, que no le interesan a los antillanos ni tampoco a las mismas Grandes Ligas.

El Grupo 2, en el Dolphin Stadium, estaba proyectado para ser incluso más fuerte que el de San Diego. El problema es que República Dominicana al final cedió ante unos holandeses que no se dieron por vencidos.

Cuba ha mostrado tener en este Clásico uno de los mejores equipos y antes del inicio del torneo era mi favorito para ganar el título.

Pero para ser el campeón hay que batir a los mejores.

Cuba se preparó mejor que nadie para este torneo. Con su talento y el tiempo que estuvieron entrenando, se pudiera pensar que tenían más ventaja que las restantes 15 selecciones.

Por lo tanto, una derrota en San Diego probaría que los antillanos, si bien siguen siendo una potencia en el concierto del béisbol internacional, han perdido el brillo de años anteriores.

No se trata de demeritar a la pelota del país. Pero para atenernos a los hechos reales, parafraseando la reflexión que aparece en Granma, desde que Cuba jugó por primera vez la Copa Mundial en 1939 jamás ha quedado fuera de los tres mejores en un torneo internacional, y por lo tanto, cualquier cosa que no sea verlos disputando la final del lunes en el Dodger Stadium será un fracaso.

♦ Uno de los objetivos de este Clásico Mundial es la internacionalización de la pelota y se está logrando. Entre los representantes de los medios de comunicación se encuentra un enviado del diario chileno El Mercurio.

"La idea es buscar ángulos que vayan más allá de la reseña y que le puedan interesar al público chileno'', aseguró Uziel Gómez, que bien pudiera ser uno de los reporteros que más sabe de pelota en el país austral.

Y es que aunque su acento no lo parezca, Gómez es cubano y en su país natal fue un aficionado del béisbol. "En Chile le perdí un poco la pista, pero en los últimos años compré el paquete de béisbol que se ofrecía allá en el satélite y ahora con internet es más fácil'', aseguró Gómez, quien hace más de una década abandonó la isla.

  Comentarios