Columnistas & Blogs

Drop Shots

En Key Biscayne son pocos los que están mencionando a Novak Djokovic como candidato al título. Es apenas un suspiro, casi intrascendente.

Son Rafael Nadal y Roger Federer los que se llevan los titulares e incluso, el mismo británico Andy Murray, uno de los mejores del 2009, los mencionados como los máximos favoritos.

Para el serbio, número tres del planeta y quien ganó acá en el 2007, es preferible estar fuera del radar.

"Estoy muy contento de que las personas no hablen mucho de mí en este momento. Eso hace que sienta menos presión y así me puedo enfocar más en mi juego'', sostuvo Djokovic, quien se encuentra en los cuartos de final, etapa en la que enfrentará al francés Jo-Wilfried Tsonga.

El 2009 no ha sido un año brillante para el serbio, llamado a quebrar el dueto dictatorial de Nadal y Federer.

En esta temporada, Djokovic tiene derrotas ante rivales menos clasificados como Jarkko Nieminen, Ernests Gulbis y Tsonga.

Djokovic, quien pudiera estar en ruta a un posible enfrentamiento con Federer en la semifinal, aseguró que las victorias que ha obtenido últimamente están cimentando su confianza otra vez.

"Afortunadamente estoy ganando más partidos de lo que pierdo, y espero que esa tendencia continúe", apuntó.

Djokovic es un rival de cuidado y la forma rápida en que despachó a Tomás Berdych, quien venció a James Blake, señalan que sería un error descartar al actual número tres del mundo en la lucha por el título del torneo.

♦ María Sharapova no está jugando en el Abierto Sony Ericsson, pero su presencia se siente en el circuito, quizás más que ninguna otra jugadora.

La rusa, que no ha jugado en todo el 2009 mientras se recupera de una lesión en el hombro y es la tenista más buscada por las corporaciones para ser su imagen.

  Comentarios