Jorge Ebro

Pekineses redescubren el aire limpio

Los Juegos de Pekín no sólo les han permitido a los habitantes de Pekín el regocijo de descubrir la nueva avalancha de campeones propios, sino el deslumbramiento ante un hecho que no disfrutaban hace 10 años: cielos más claros.

La capital china está disfrutando del aire más limpio en más de una década y los pekineses afirman que harán todo lo posibleporque este redescubrimiento no cambie cuando se haya apagado la llama en el estadio Nido del Pájaro.

"De veras, lo siento en los pulmones'', afirmó Queng Chi. "Me parece que tengo más energías. Antes no me daba cuenta, pero la garganta me molestaba y los ojos siempre los tenía rojos. Ahora es distinto''.

Pero la gente teme que lo distinto vuelva a ser lo normal cuando se haya marchado el último deportista y los Juegos sean parte de lahistoria.

Un estudio del Buró de Protección del Medio Ambiente en Pekín reveló que las partículas contaminantes disminuyeron en casi 30 puntos --de 81 a 56-- con respecto a lo medido en agosto del año pasado.

"En cuanto a la limpieza del aire, este es el mejor verano en una década'', comentó Du Shaozhong, director del buró.

"Por supuesto, la lluvia también nos ha ayudado al arrastrar muchas de esas partículas''. Las autoridades locales aseguran haber tomado conciencia del tema y afirman que harán todo lo posible para que la calidad del ambiente se mantenga más allá de la Olimpiada, pero muchos dudan que eso sea cierto a corto plazo.

Decenas de fábricas --cuyos obreros están en una especie de semiparo por estos días-- aguardan para entrar de nuevo en producción con su chimeneas listas para volcar en el aire su humo contaminante.

Aunque el gobierno ha dado indicios de que estudiará la medida y habla de los ‘‘excelentes resultados'', toda-vía no se ha decidido nada sobre la posible continuidad de la ley que prohíbe a los vehículos circular ciertos días, de acuerdo con los números de la matrícula.

"El crecimiento de China en el sector económico ha sido de un 10 por ciento anual'', expresó otro residente de la capital. "Eso no se logra con fábricas cerradas. Muchas veces se dice una cosa y se hace otra.Quiero creer que es cierto y se tomarán medidas para mejorar la calidad de vida''.

China es el país que más partículas contaminantes arroja a la atmósfera, pues el 85 por ciento de su generación de energía proviene del carbón natural, con alto contenido de dióxido de carbono.

Según reportes de visitantes, la situación en Shanghai, el corazón económico del país, y otras grandes ciuda-des, la situación es mucho peor, porque allí el efecto de las Olimpiadas no existe.

‘‘En Shanghai volví a experimentar los mismos efectos del Pekín de los primeros días de los Juegos'', confirmó un ciudadano norteamericano hijo de chinos sobre la urbe que será sede de la Exposición Mundial en dos años.

"Este es un problema que llevará años arreglar''.

Más allá de la polución humana, Pekín tiene por delante un dilema aún mayor.

Los territorios del norte de China se están convirtiendo en un desierto que devora lacada vez más tierra cultivable y que, con mayor frecuencia, envuelve a la capital con sus monstruosas tormentas de arena.

El desierto se acerca de modo implacable --a un ritmode50 millas por año-- mientras que las reservas de agua desaparecen. Lenta, pero inexorablemente, Pekín está siendo tragada por estas dunas.

A pesar de la estricta ley que prohíbe a los campesinos establecerse aquí, la población de la ciudad crece.

Las autoridades afirman estar al tanto de estos problemas y aseguran que destinarán billones de dólares para combatirlos en los próximos años. y cambiar un modelo de producción exitoso por una parte, pero lleno de efectos colaterales negativos.

Por lo pronto, al menos los pekineses están extasiados con un cielo más azul que lo usual. "Da gusto sentarse en un banco de un parque y mirar hacia arriba'', agregó Queng, un septuagenario que sirve de personal de apoyo a los Juegos. "Otros dirán que son pequeñas cosas en la vida, pero a mi edad ver un cielo más azul es un tesoro que no se encuentra todos los días''.

  Comentarios