Jorge Ebro

La espera que desespera

De un modo no tan sutil, Pat Riley le hizo saber a Dwyane Wade que si no ha estado a la altura de su actuación del pasado año es únicamente por su culpa, al no presentarse al ciento por ciento de sus capacidade físicas.

"Su eficiencia ha disminuido respecto al año anterior y lo hemos discutido con él'', comentó Riley, que está utilizando un peligroso compás de espera con el jugador más emblemático de lafranquicia.

Pero esta espera pudiera desesperar a Wade, que quiere refuerzos inmediatos y no para el próximo verano, cuando él mismo y otros ilustres luceros de la NBA salgan en manada a la agencia libre.

Cierto. Ningún otro equipo de la liga tendrá los recursos financieros para gastar en el mercado y Riley sueña con sumar a una o dos estrellas de primera línea junto al líder anotador de la temporada anterior.

Sin embargo, el lenguaje corporal de Wade no miente. En su rostro se puede advertir la frustración de vivir en una suerte de carrusel donde las actuaciones esperanzadoras de un día se mezclan con los estrepitosos fracasos de otro.

Wade quiere y pide estabilidad, el horizonte posible de luchar noche a noche por el cielo de la NBA y no la incertidumbre de otra reconstrucción colectiva que, tal vez, no traería la certeza de la excelencia.

Nadie puede llamarse a engaño. Este Heat no irá muy lejos a los playoffs y ni siquiera logre ir más allá de la primera ronda, porque no creo que pueda luchar de tú a tú con potencias como Boston, Cleveland, Orlando y Atlanta.

Riley lo sabe, Wade también y sólo su orgullo de profesional le obliga a salir al tabloncillo para capitanear a su equipo en medio de la marejada. Riley puede esperar, pero Wade no lo ve tan claro.

El Heat lo apuesta todo a firmar de nuevo a su estrella, pero debe estar preparado para lo impensable: que Wade se vaya junto a LeBron James, o Chris Bosch, o Carmelo Anthony, o...Riley debe replantearse su estrategia. Quizá el juego de la espera no de resultado. Y de tanto esperar se haga demasiado tarde.

  Comentarios