Jorge Ebro

Odlanier Solís: boxeador cubano lleva sueño de campeón a Cayo Hueso

Odlanier Solís levanta la vista y mira al horizonte, exactamente hacia donde, 90 millas más allá, debe aparecer la costa de Cuba. Como en un ritual, repite la frase acuñada por miles de sus compatriotas: ‘‘tan lejos y tan cerca''.

Por más de tres años, Solís ha soñado con esa isla que no ha vuelto a pisar desde que abandonara una escuadra nacional a fines del 2006 en Venezuela para ir en pos de los triunfos en el boxeo profesional.

"De que duele, duele, pero al final uno tiene que ser fiel a sus sueños, apretar los puños y seguir adelante'', comentó el gigante. ‘‘Ojalá el eco de este combate pueda cruzar el estre-cho y llegar a mi gente en La Habana. Quién sabe''.

El eco de su pelea este sábado en Cayo Hueso ante el costarricense Carl Drumond llegará sin duda a la capital cubana, pero no por encima de las aguas sino a través de la tecnología que como una ola imparable barre, de poco en poco, las restricciones impuestas por el régimen cubano.

"Yo les mando los videos de mis peleas, pero me dicen que me han visto en la internet, sabes'', aclaró Solís, que habla a menudo con sus familiares. "Y saben que este sábado estaré peleando lo más cerca que puedo de ellos. El triunfo va para todos aquellos que me quieren aquí y allá''.

Solís era uno de los puntales de la maquinaria cubana de boxeo amateur. Fue el hombre que decretó el retiro del legendario tricampeón olímpico Félix Savón --lo venció en dos de tres enfrentamientos--, ganó la medalla de oro en los Juegos de Atenas 2004 y era considerado el futuro rey de la cita de Pekín 2008.

Uno de los actuales campeones mundiales del profesionalismo, el inglés David Haye, conoció del talento del cubano cuando fue superado de manera convincente en un torneo internacional.

¿Por qué abandonó Solís (15-0, 11 KO) su puesto en el pugilismo amateur?

"Porque quería tener control de mi vida y buscar un nuevo rumbo, un nuevo reto'', expresó el peso pesado. "Cuba nunca ha tenido un campeón mundial profesional en la división máxima. Es hora ya de romper esa ausencia''.

El triunfo ante Drumond sería la última distancia a recorrer hacia una pelea de título mundial ante Haye o uno de los hermanos ucranianos Klitschkos, Vitali o Wladimir, quienes acaparan las fajas pesadas.

Vitali defenderá su corona ante el casi desconocido polaco Albert Sosnowski, mientras su hermano menor, Wladimir, intentará retener la suya ante el retador estadounidense Eddie Chambers. En honor a la verdad, dos rivales de poca monta.

"Ninguno de los dos tiene el talento y las habilidades de Odlanier'', indicó el abogado de Solís, Tony González. "Top Rank [empresa que copromociona al cubano junto con Arena Box] ha dicho que antes de que finalice el año, Odlanier peleará por una corona, sea contra quien sea... Y Cuba tendrá al fin su campeón pesado''.

Tan seguro está el promotor Bob Arum, jerarca de Top Rank, del futuro de Solís, que ya sueña con una defensa de su título, nada más y nada menos que en La Habana, cuando la situación lo permita.

"Al más viejo de los Castro [Fidel] lo borrará dentro de poco el tiempo, y cuando éste se vaya, su hermano no durará mucho en el poder'', profetizó Arum, quien lleva las carreras de muchas estrellas, como Manny Pacquiao y Miguel Cotto. "¿Imaginan una defensa mundial de Solís en el medio de La Habana? Sería algo inolvidable''.

Solís sonríe cuando escucha sobre el sueño de Arum y por ahora no pide tanto. "Voy a ganar este sábado y antes de que finalice el año quiero ser campeón'', recalcó. ‘‘Luego, defenderé mi corona cuantas veces pueda. Cuando pase el tiempo y pase lo que pase, campeón o no, La Habana siempre me estará esperando''.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios