Football

Los Giants y los Patriots al Super Bowl

Después de tanto frío en el Norte, el calor de Arizona les sentará bien a los Patriots de Nueva Inglaterra y a los Giants de Nueva York, cuando se enfrenten el 3 de febrero en el Super Bowl XLII.

Los primeros tratarán de demostrar que la perfección es perpetua --al menos en esta campaña--, los segundos que nada dura para siempre, ni siquiera la mayor racha de triunfos de un equipo en la NFL.

Si el éxito de Tom Brady y los Patriots se esperaba ante unos Chargers diezmados, el triunfo de los Giants llega como absoluta sorpresa frente a unos Packers con la casa abarrotada y a su favor.

En el olvido de esta campaña quedaron confinados estrellas como el running back Ladainian Tomlinson por San Diego y el veterano quarterback de Green Bay, Brett Favre, alguien que parecía predestinado a la victoria.

Después de todo, habrá un Manning en el Super Bowl, pero no Peyton sino su hermano menor Eli, quien tras soportar años de críticas y comparaciones con el quarterback de los Colts alcanza la mayoría de edad en la NFL.

Para el mariscal de los Giants, el gran escenario del football es una fiesta única donde buscará darle curso a una trayectoria familiar que se hunde en las raíces sembradas por su padre Archie.

Brady, por el contrario, va a Arizona como quien va a un lugar de peregrinaje: será su cuarto Super Bowl en los últimos siete años.

Sin embargo, esta vez lo hace con un riesgo latente, porque un fracaso en el Super Bowl echaría por tierra una temporada perfecta.

  Comentarios