Football

Lleva a los Dolphins en el corazón

Existen momentos, según admite Jason Taylor, cuando se siente un poco extraño enfundado en el jersey color burgundy y con el número 55 de los Redskins encima de sus hombros.

El otoño es bienvenido como cambio, al igual que cuatro victorias a mediados de octubre,

¿Pero usar los colores marrón y dorado? Lleva tiempo acostumbrarse a eso luego de 11 años y 172 con el número 99 de los Dolphins.

"A ratos tengo visiones y me parece que estoy vestido en el uniforme blanco, agua y naranja, porque fueron gran parte de mi vida durante mucho tiempo'', afirmó Taylor. ``Cada vez me adapto más al burgundy, pero las primeras semanas fue duro contemplarme en el espejo con colores diferentes''.

En el aparentemente frío mundo de los deportes profesionales, donde los sastres apenas pueden seguir el ritmo de los cambios de nombres en los uniformes, Taylor aún siente un tirón emocional por su antiguo equipo, a pesar del canje que lo envió a la capital en el verano pasado.

El seis veces estelar se llama a sí mismo "un gran fanático de los Dolphins'' y todavía mantiene un estrecho contacto con varios de sus ex compañeros, entrenadores, coaches y ejecutivos.

Cuando los Dolphins disfrutaron de victorias consecutivas sobre Nueva Inglaterra y San Diego a principios de temporada, Taylor se mostró tan feliz como cualquier aficionado de Miami.

"Esas fueron dos grandes victorias'', comentó la semana pasada luego de una práctica en el Redskins Park. "Derrotaron a dos equipos de calidad. Lo dije cuando estaba en [en el programa] Bailando con las Estrellas, lo dije antes del comienzo del campo de entrenamiento y lo dije tras ser canjeado, que Tony [Sparano] y Bill [Parcells] son las personas correctas para darle un cambio a la franquicia. Le expresé a Tony que esperaba jugar para él. Habría disfrutado jugar para él. Pero todo cambió y ahora es lo que es''.

Todavía guarda todos sus jerseys de los Dolphins, y reveló que los coleccionistas se los piden.

"La gente quiere enmarcarlos y colgarlos, porque representan una era que se acabó. Se están convirtiendo en piezas de historia, lo cual me hace viejo'', agregó.

El cambio, apuntó, fue un duro recordatorio de que la NFL es un negocio como cualquier otro.

"Creí que sería un Dolphin para siempre, pero en esta liga es muy difícil jugar en un mismo equipo toda la vida'', explicó el defensive end. "Otros grandes como Emmitt Smith y Jerry Rice, se movieron a otros equipos''.

  Comentarios