Football

Jugador de los Dolphins de Miami acalla las críticas con enorme faena

Un explosivo Ted Ginn Jr. escribió un nuevo capítulo en su historia en la NFL, que antes del triunfo 25-15 de los Dolphins de Miami sobre los Buffalo Bills estaba plagada de críticas.

El joven de 23 años de edad dio un concierto espectacular ayer en el Dolphin Stadium con 175 yardas en siete capturas del ovoide, su más alta producción en su carrera y la primera vez que supera las 100 yardas en la liga.

"Estoy orgulloso de Ted'', exclamó el entrenador de Miami Tony Sparano, al abrir su encuentro con el periodismo tras vencer a Buffalo. "Estuvo agresivo, valiente, le dieron golpes, se levantó, dio la cara y ganó yardas''.

La recepción de 64 yardas en el tercer período del encuentro contra los Bills fue la más alta en la carrera de Ginn Jr.

"Lo único que quiero es hacer la jugada que beneficie a mi equipo'', comentó Ginn Jr. "No es lo que yo hice lo que me hace sentir bien, sino lo que realizaron todos mis compañeros para lograr la victoria''.

Cuando el wide receiver fue seleccionado en la primera elección de los Dolphins en el draft del 2007, una ola de protestas se desató en el sur de la Florida porque todos querían al quarterback de Notre Dame, Brady Quinn, pues entendían que el equipo de Miami necesitaba asegurar esa posición para el futuro. El entonces entrenador de los Dolphins tuvo que asistir a una reunión de aficionados para explicarles que la elección era buena para el club, que se trataba de un joven con brillantes condiciones y trayectoria, pero todo lo que recibió Cam Cameron fue un sonoro abucheo.

La temporada del 2007 pasó sin pena ni gloria para Ginn Jr., quien como novato terminó con 34 recepciones para 420 yardas y dos touchdowns.

El 2008 tampoco trajo buenas cosas para Ginn Jr., quien quedó relegado y en el retorno de kicks la mayor carga de trabajo recayó en Davone Bess.

Para colmo, el cuerpo de recibidores de los Dolphins no funcionó en los primeros seis partidos, y Sparano tuvo que recurrir a los tigh ends para encontrar otra alternativa ofensiva en el juego aéreo.

Subitamente alguien aflojó el corcho y el genio escapó de la botella. El Ginn Jr. que vimos ayer fue muy distinto --quizás ahora sí es el verdadero joven que despertó tantos elogios y expectativas por sus innatas condiciones físicas y su magnífica trayectoria universitaria-- y acaparó todos los elogios dominicales.

"Ted tiene algo que no se enseña: velocidad'', comentó el quarterback Chad Pennington, quien está encantado con haber encontrado al hombre ideal para sus pases. ‘‘Cuando uno suma determinación y velocidad, uno tiene realmente una buena combinación''.

Los adversarios tampoco le escatimaron elogios.

"Ginn Jr. es un jugador sorbresaliente'', expresó el dirigente de los Bills, Dick Jauron. "Posee mucho talento, es muy rápido, con manos tremendas y habilidad para correr. Lo tiene todo''.

  Comentarios