Football

Ricky Williams, una vida del infierno a la cresta de la ola

En cada jornada, los Dolphins frotan la lámpara y como por arte de magia aparece el genio que les ayuda a ganar. Así aparecieron Ronnie Brown, Joey Porter, Ted Ginn Jr., Greg Camarillo y ayer Ricky Williams, quien fue la figura clave en la durísima victoria 21-19 sobre los Seahawks de Seattle.

Sus 126 yardas atrapadas, 105 por tierra en 12 acarreos incluyendo un touchdown y 21 por aire en dos capturas, resultaron fundamentales para el conjunto de Miami, que gracias a tener hombres como Williams pudo disfrutar su tercer triunfo consecutivo y quinto de la temporada.

"Ahora me tienen más confianza'', confesó Williams. "La noche del sábado, el entrenador [Tony] Sparano me dijo que iba a tener hoy [ayer] la pelota más seguido. Me encuentro feliz de haber estado a la altura del desafío''.

El propio entrenador de los Dolphins, Tony Sparano no escatimó elogios para el running back de 31 años oriundo de San Diego.

"Ricky tuvo un partido sobresaliente'', comentó Sparano. "Estuvo rápido, explosivo, luchó duro e hizo un excelente trabajo. Es importante envolverlo pronto en el juego. Para el partido contra los Seahawks le habíamos preparado un paquete exclusivo para él''.

Debido a sus excepcionales condiciones, Williams es ese tipo de astros a quienes los entrenadores les diseñan jugadas especiales.

En realidad, Williams es un hombre único y su vida se encuentra plagada de altibajos. Ahora, felizmente para los Dolphins, se encuentra en la cresta de la ola.

El 8 de marzo del 2002, Williams llegó a los Dolphins y en las siguientes dos temporada se convirtió en líder de acarreo de la NFL y nominado al Juego de las Estrellas.

En julio de 2004, luego que en marzo de ese año se informara que había dado positivo de consumo de marihuana, Williams anunció su abrupto retiro de la liga.

Volvió en el 2005, luego de disculparse públicamente por haber abandonado el equipo. Fue el último año en el que corrió para más de 100 yardas en un partido. En el 2006 la liga anunció que Williams había dado positivo por cuarta vez en el control antidopaje y lo suspendió toda la temporada. Tras pasar por la liga canadiense, Williams reapareció con los Dolphins el 26 de noviembre del 2007, en Pittsburgh y sólo duró seis acarreos pues se lesionó y quedó fuera de la temporada.

En el 2008 Williams se entrenó con mucho empeño y gracias a su buena disposición, los Dolphins le extendieron su contrato hasta la temporada del 2009.

Ahora lleva 516 yardas ganadas en nueve partidos, y es una de las figuras del equipo.

"Ricky corre con pasión'', lo definió el quarterback de los Dolphins Chad Pennington. "Jamás retrocede''.

Ese espíritu de Williams fue vital ayer para el triunfo miamense.

  Comentarios