Football

Los Huracanes son dueños de su propio destino en el football colegial

Jugadores de la UM.
Jugadores de la UM.

Nadie esperaba que los Huracanes estuvieran en esta situación.

Se pensaba que este equipo no tendría oportunidades de competir para ganar la división hasta el 2010 o 2011.

Como han cambiado las cosas durante los últimos dos meses.

Ahora, Miami (7-3, 4-2) se encarga de su propio destino cuando se enfrentan con Georgia Tech (7-3, 4-3) esta noche en Atlanta. Lo que esta claro es que el perdedor lo mas seguro sea eliminado de competir por el titulo de la conferencia.

Los de Randy Shannon entran al encuentro en el puesto 23 de los rankings nacionales, por primera vez desde el 16 de septiembre de 2006, y tras la victoria 16-14 contra Virginia Tech la semana pasada, hay un aire que indica que los Huracanes han vuelto al poder.

"Fue una victoria tremenda para nuestro equipo," dijo Shannon en su rueda de prensa semanal. "No estamos dependiendo en una persona todas las semanas, pero cuando tenemos oportunidades hay que tomarlas para ganarles a equipos."

Los Canes han ganado cinco partidos seguidos, incluyendo cuatro de liguilla, la racha más larga del equipo desde 2005, y la forma que están jugando los novatos es la razón.

No había duda antes de comenzar la temporada que los novatos tenían talento. La gran mayoría jugaron en equipos que no perdían en el nivel anterior.

Lo que no se esperaba es que darán frutos tan temprano.

La semana pasada no fue Robert Marve o Jacory Harris quien brillo, sino el defensa Marcus Robinson. Tras saquear a los Hokies tres veces, el joven de Northwestern en Miami, fue nombrado defensor de línea de la semana en la ACC, demostrando la cantidad de talento del conjunto.

"Tuvo una semana tremenda," declaró Clint Hurtt, el entrenador de la línea defensiva. "[Robinson] entiende que ahora tiene que jugar así todas las semanas. Fue un partido tremendo para el y todos estamos ilusionados con el."

Defensivamente, las piezas parece que están encajando y eso sin uno de sus mejores jugadores en Colin McCarthy.

La victoria contra Virginia Tech fue muy importante para la confianza de la defensa. El parar a un equipo tan potente corriendo el balón fue lo máximo y les preparó para lo que les toca ahora. Un conjunto mucho mas duro.

Los Yellow Jackets no han jugado desde que perdieron 28-7 el 8 de noviembre contra North Carolina, pero poseen al mejor corredor de la liguilla en Jonathan Dwyer.

Como equipo, Georgia Tech corre por casi 251 yardas por partido, la mejor marca en la ACC y si los Huracanes esperan ganar, les tendrán que detener.

La última vez que Miami ganó en esta serie fue en Atlanta en 2004. Si esperan hacerlo otra vez, la defensa tendrá que jugar bien y mas importante, el conjunto ofensivo tendrá que ejecutar mejor en la zona roja.

Ofensivamente, los Huracanes no jugaron bien contra Virginia Tech.

Si no fuera por Matt Bosher, semifinalista para el premio Lou Garza de mejor pateador, no estarían en esta posición como equipo. El veterano les salvó la semana, convirtiendo sus tres pateadas, y fue nombrado especialista de la semana de la conferencia.

Si esperan ganar esta noche y durante el resto de la temporada, tendrán que mejorar como equipo en la zona roja. Contra los Hokies solo convirtieron uno de cuatro intentos, un porcentaje asustante. Si arreglan los problemas ofensivos, no habrá problemas esta noche y el sueño de ganar la conferencia y disputar el Orange Bowl seguirá vivo.

Si los problemas continúan, puede que sea una noche larga en Georgia.

  Comentarios