Football

Los Dolphins se aprestan a dar la batalla total contra el frío

Chad Pennington (10) y Vonnie Holliday saben jugar en el frío.
Chad Pennington (10) y Vonnie Holliday saben jugar en el frío.

En las siete temporadas que pasó Vonnie Holliday jugando con Kansas City y Green Bay, al ahora defensive end de los Dolphins de Miami le encantaba jugar en diciembre contra los equipos de la Florida.

"Recuerdo que cuando venía un equipo de la Florida nosotros decíamos: "Esa es la diferencia. Esa gente están ahora disfrutando del sol y la diversión, y si les ganamos temprano, ellos querrán subirse a ese ómnibus y regresar enseguida'', comentó ayer Holliday.

Ahora, él se halla en el otro extremo, en Miami.

Los Dolphins (9-5) están de regreso en juegos de importancia, pero necesitan romper con su serie de fracasos en el frío para ganar el título de su división en la Conferencia Americana y evitar otra pérdida en diciembre.

Los dos juegos finales de Miami con Kansas City y los New York Jets podrían traer temperaturas por debajo del índice de congelación, o aún peor, desde el inicio de los encuentros.

Las temperaturas máximas pronosticadas para el juego contra los Chiefs este domingo son de alrededor de 20 grados Fahrenteit. Y, con vientos que se espera que alcancen las 25 millas por hora, todo podría empeorar.

"Ante todo, tenemos que no crear excusas'', afirmó el coach de los Dolphins, Tony Sparano. "Pero, en segundo lugar, me parece que nuestro tipo de juego se lleva bien con los elementos. Aquí no estamos jugando un football súper ofensivo. No somos un equipo de tirar y correr. No estamos tratando de esparcirnos y lanzar la bola a todas partes y cosas así''.

Históricamente, cuando las condiciones son frías, los Dolphins, habituados al calor, han perdido.

El juego más frío en que hayan participado los Dolphins se jugó en Nueva Inglaterra el 11 de diciembre de 1977, cuando la temperatura bajó a 14 grados. También jugaron a 22 grados en la misma plaza el 12 de diciembre de 1982.

Los Dolphins tienen foja de 6-3 cuando juegan con temperaturas de 25 grados o menos.

"Cuando uno sale por primera vez durante el calentamiento, sí, va a hacer frío'', indicó el receiver, Brandon London. ‘Estamos practicando ahora bajo las palmeras, así que va a ser algo muy diferente''.

Esta temporada, los Dolphins han tenido suerte hasta ahora en cuanto al frío.

Ellos jugaron en Nueva Inglaterra en septiembre, y su juego de diciembre contra Buffalo se hizo en un estadio cerrado en Toronto, como parte de los esfuerzos de la NFL de darse a conocer internacionalmente.

"No hay duda de que hemos tenido mucha suerte'', reconoció Holliday. "Todavía no nos ha tocado un juego a temperaturas frías. Ese juego en Toronto fue una gran oportunidad para nosotros. Cuando fuimos allá, fue muy agradable''.

Pero el calendario no favorecerá a Miami en absoluto en sus dos últimos juegos. Aparte del viaje a Kansas City, un juego en Nueva York a finales de diciembre es rara vez cálido.

Y el choque final de la temporada regular de Miami contra los Jets --que estaría a punto de convertirse en un juego por el título divisional-- podría ser cambiado a las 8:15 p.m. bajo la política de horario flexible de la liga, que permite que el juego más importante sea puesto en el momento de mayor televidencia, lo que lo haría aún más frío.

Pero la idea de pasar al campeonato debería ser una buena medicina contra el frío.

Los Dolphins están empatados con los Jets y los Patriots a la cabeza del Este. De Miami depende el desempate, e irá a los juegos fuera de temporada por primera vez desde el 2001 si logra ganar los dos últimos juegos. Una derrota, y podría quedarse sin nada.

"El estado del tiempo es una de esas cosas que uno no puede controlar'', dijo el running back Ronnie Brown. "Y yo creo que el objetivo general es más fuerte que el factor frío. La oportunidad que tenemos ahora como equipo, creo yo, es un factor más fuerte en estos momentos''.

  Comentarios