Football

Con todas las municiones contra Sánchez

EL QUARTERBACK de los Jets de Nueva York, Mark Sánchez, imparte instrucciones a sus compañeros de equipo en el desafío ante los Saints, el 4 de octubre del 2009 en New Orleans. Este próximo lunes el joven mariscal de campo se medirá a los Dolphins de Miami, en el Land Shark Stadium.
EL QUARTERBACK de los Jets de Nueva York, Mark Sánchez, imparte instrucciones a sus compañeros de equipo en el desafío ante los Saints, el 4 de octubre del 2009 en New Orleans. Este próximo lunes el joven mariscal de campo se medirá a los Dolphins de Miami, en el Land Shark Stadium. Associated Press

Mark Sánchez es el hombre que deberán frenar los Dolphins, el lunes en el Land Shark Stadium en el partido que celebra el mes de la herencia hispana de la NFL.

Tony Sparano, el entrenador del conjunto miamense, seguramente le soltará todas sus municiones al quarterback de origen mexicano, y Joey Porter, Jason Taylor y Cameron Wake, entre otros jugadores, estarán listos para darle caza al talentoso jugador de los Jets.

No es para menos.

En sólo tres fechas, el joven de 22 años de edad se convirtió en el primer quarterback novato en ganar sus primeros tres partidos actuando como titular en la liga.

Eso le dio inmediata notoriedad, y lo convirtió rápidamente en un modelo positivo para los latinos en Estados Unidos.

Sánchez, sin embargo, ya aprendió a asimilar sus primeros golpes en la NFL y una de las cosas que entendió fue que el triunfo y la derrota marchan de la mano en esta liga.

El domingo pasado fue interceptado tres veces por los Saints de Nueva Orleans, que le quitaron el invicto al escuadrón de la Gran Manzana.

"Es un honor representar a los hispanos en la NFL'', afirmó Sánchez. "Quiero jugar bien y reforzar los vínculos con nuestra comunidad''.

Pese a que es un hispano de tercera generación, Sánchez siente orgullo por su herencia, y afirma que ese pasado lo estimula para llevar una vida provechosa.

"El aporte hispano más importante en mi vida es la estructura familiar'', afirmó el quarterback. "Por ejemplo, mis abuelos vivían con nosotros, y ahora estamos muy unidos con mis hermanos. A mi hermana le gusta la música de Juanes, y a mí la de Marc Anthony, Gloria Estephan, Selena, Maná, entre otros''.

Sánchez comentó que en la actualidad su hermano se ha mudado a vivir con él en Nueva Jersey para ayudarlo en el proceso de transición al mundo de la NFL.

"Mi hermano mayor [Nick Jr.] se ocupa de todo lo que ocurre fuera de la cancha'', comentó el quarterback. "De esta manera, yo me puedo concentrar mucho más en el football''.

Los Jets eligieron a Sánchez en su primera selección en el Draft del 2009 de la NFL.

Le dieron un contrato de $50 millones por cinco años. Los antecedentes del quarterback determinaron esa cifra sideral.

Sanchez lideró a los Trojans de la Universidad del Sur de California a un récord de 12 victorias y una derrota en la temporada pasada. Fue considerado como el Más Valioso Jugador Ofensivo en el Rose Bowl 2009.

Cuando estudiaba en la escuela secundaria en el 2005 fue considerado como el mejor quarterback de Estados Unidos.

Con esa trayectoria tiene el respaldo de los hispanos en Estados Unidos.

El lunes, sin embargo, por unas horas en Miami las preferencias no estarán de su lado sino con los Dolphins.

  Comentarios