Football

Un colombiano patea fuerte para los Golden Panthers

Carlos Munera.
Carlos Munera.

En el estadio de Florida Internacional University los jugadores de fútbol americano ya están por terminar la práctica del día. Carlos Munera, el senior punter de los Golden Panther, se quita el casco y la luz del atardecer le aclara más los ojos color miel, el joven se ha convertido en una de las fortalezas del conjunto de FIU, según sus entrenadores y compañeros de equipo.

Se inició en las patadas de balón en Medellín, su ciudad natal cuando su pasión era el fútbol, como para la mayoría de los colombianos. Pero al emigrar con sus padres a Estados Unidos en 1993 para huir de la violencia del narcotráfico, decidió probar con el fútbol americano, deporte al que le tomó el gusto y ahora lo ve como un proyecto de vida.

"Me gustó más el futbol americano porque es un deporte en el que le puedas pegar a otra persona sin que te metas en problemas, todo el mundo está protegido, es tal vez algo con lo que te puedes quitar la frustración, el estrés y no hay problema en el contacto. En fútbol si tu le pegas una patada a alguien te expulsan'', señaló.

Munera comenzó a jugar en las calles con sus amigos cuando tenía 13 años de edad, luego en 2000 empezó a practicar este deporte en la secundaria. En 2004 se unió al equipo de West Hills College en California hasta el 2006, cuando obtuvo su AA degree y se mudó a Miami.

Desde 2008 es el pointer de los Golden Panther de FIU, equipo en el que se ha destacado por su desempeño. Su average de pateo es de 43.1 yardas, tres puntos más que el promedio.

"Tiene la mentalidad de los que juegan defensiva, juega agresivamente. Tiene una pierna poderosa, cuando patea la pelota la manda hasta el cielo, por ese talento ha recibido la atención de los equipos profesionales. Para mí es un placer tener a un jugador así'', comentó su coach Mario Cristóbal.

El joven que se graduará en diciembre en Justicia Criminal ocupa el puesto 29 de los 120 pointers de las universidades de EEUU. Munera, el menor de dos hermanos recibió el año pasado el reconocimiento All-Sun Belt Conference por ser uno de los mejores jugadores de 2008 según la NCAA.

Munera no la ha tenido fácil en los dos últimos años, a pesar de los logros obtenidos. En el 2006 lo operaron de apendicitis y debido a la rehabilitación estuvo alejado del campo en el 2007. Además, ese año suspendió sus estudios por problemas económicos y su madre, Luz, sufrió un ataque al corazón.

"Ella me dijo que no dejara el deporte, que siguiera mi sueño. Está contenta de que lo haga porque sabe que amo el deporte y que para jugar esto hay que estudiar", señaló. El número 32 de los Golden Panther retomó sus estudios gracias a una beca para deportistas que le otorgó FIU.

Esta temporada la NCAA le concedió el permiso para jugar un año más, luego de que Munera lo solicitara tras haber perdido un año por la operación de apendicitis cuando jugaba en California.

Sus compañeros lo ven muchacho de buen carácter, bromista y también como un líder, dispuesto a motivarlos en el campo para ganar los partidos. "El tiene un talento como no lo he visto en otro jugador, es un líder porque estudia los movimientos de los oponentes para sacar ventajas a nuestro equipo, siempre nos motiva en el terreno a jugar mejor'', dijo Toronto Smith, middle lainebacker de los Golden Panther.

Sentado en una banca del estadio, aún con el uniforme de lycra sudado Munera dice que él y sus compañeros son un ejemplo para romper con el estereotipo de que los jugadores de futbol americano son poco inteligentes.

"Para nosotros es más difícil porque tenemos que trabajar el doble que otros estudiantes para salir bien en las clases. Siempre estamos en prácticas o viajando y no tenemos todo el día para estudiar. Hay gente que cree que uno es bobo, pero uno para jugar tiene que tener los grados y si no los tienes no puedes jugar", indicó el joven quien ha sido capitán del equipo anteriormente.

Cristóbal señala que los Golden Panther entrenan seis días a la semana para mejorar el desempeño en los partidos y lograr victorias esta temporada, además destaca que esta preparación la complementan con liderazgo comunitario al motivar a los muchachos a hacer trabajos voluntarios en ONGs.

Munera continuará sus esfuerzos en el terreno por el equipo en su última temporada de la liga universitaria, y al mismo tiempo disfrutará de las bromas que hace a sus compañeros, pero como él dice, "cuando es tiempo de jugar es a jugar y ser serio en el campo''.

  Comentarios