Football

Un golpe al mentón

LAS DOS caras del deporte. Clemson celebra el triunfo y DeMarcus Van Dyke sufre con la derrota de la UM.
LAS DOS caras del deporte. Clemson celebra el triunfo y DeMarcus Van Dyke sufre con la derrota de la UM. El Nuevo Herald

La última vez que estos rivales se vieron las caras en el 2005, Miami necesitó tres tiempos extra para ganar. La edición del 2009, el sábado en el Land Shark Stadium, por poco terminó de forma similar.

Las únicas diferencias: ésta sólo tardó un tiempo extra y los Tigres de Clemson vencieron.

La UM (5-2, 2-2) tuvo posesión primero y llegó hasta la cinco visitante pero sólo pudo marcar tres puntos con una patada de 22 yardas de Matt Bosher. Clemson (4-3, 3-2) respondió con los seis puntos de la victoria tras un pase de 26 yardas entre Kyle Parker y Jacoby Ford, imponiéndose 40-37, y al mismo tiempo acabó con las esperanzas locales de ganar la conferencia.

Jacory Harris terminó 17 de 27 para 256 yardas con dos touchdowns y tres intercepciones para Miami; y el tridente de Graig Cooper, Javarris James y Damien Berry se combinó para 208 yardas por el césped.

La diferencia en este día simplemente fue C.J. Spiller. El veterano terminó con 310 yardas totales, un récord de Clemson, y marcó dos TDs clave.

Si el segundo tiempo fue emocionante, el primero fue lo opuesto. Los Huracanes jugaron sin duda su peor mitad inicial del año en casa y entraron al vestuario perdiendo 10-14.

La UM sólo consiguió puntos vía una patada de Bosher de 49 yardas y un corrida de 23 yardas de Berry y Harris tiró dos intercepciones, una con siete segundos por jugar.

La UM tardó sólo nueve jugadas en calmar los nervios de sus seguidores en el segundo tiempo, marcando el 17-14 vía un pase de seis yardas entre Harris y Hankerson.

Clemson demostró que su récord no es índice de la calidad de su plantilla contestándole a Miami rápidamente cuando Jackson encontró a Spiller con un pase mágico de 56 yardas por la banda derecha que devolvió la ventaja a los visitantes 17-21.

Miami pareció ayudarles en la siguiente serie cuando Thearon Collier dejó caer el balón y los Tigres tomaron el mando en la 26 local con oportunidad de abrir el encuentro. Pero como en varias ocasiones esta temporada, cuando se les necesitaba, la defensa se elevó. Sólo dos jugadas después la UM ganaba por tres.

Jackson completó un pase a Spiller de cuatro yardas pero en el siguiente intento Allen Bailey forzó un fumble del veterano y el veloz Marcus Robinson la agarró en su propia 46 y corrió el campo entero para los siete puntos que adelantaron a Miami 24-21.

El pateador Richard Jackson, quien había fallado antes, conectó desde 43 yardas, empatando el marcador con menos de un minuto por jugar en el tercer cuarto.

Bosher pudo adelantar a los locales 27-24 con una patada de 51 yardas, la más larga de su carrera, pero la ventaja no duró con Harris tirando su tercera intercepción del día con 9:40 por jugar, ésta a DeAndre McDaniel, su segunda del partido, quien la devolvió las 23 yardas para el 27-31.

En la siguiente jugada, Harris demostró su carácter y calidad tras su grave error, tirando un pase de 69 yardas que encontró solito a Travis Benjamin para un touchdown impresionante y más importante el 34-31 en el marcador.

Los visitantes llegaron hasta la cuatro local en su siguiente serie pero con 5:37 por jugar, el veterano Randy Phillips interceptó a Parker en el endzone, devolviendo el balón a UM.

Los Tigres empataron el partido con sólo cinco segundos por jugar, forzando el tiempo extra con una pateada de Jackson de 30 yardas.

  Comentarios