Football

Ni las lesiones paran al Big Ben

BEN ROETHLISBERGER saluda a los aficionados luego de sufrir una concusión en noviembre del año pasado.
BEN ROETHLISBERGER saluda a los aficionados luego de sufrir una concusión en noviembre del año pasado. Associated Press

En el 2006, Ben Roethlisberger jugó uno de los peores partidos de su carrera una semana después de sufrir una conmoción cerebral. Hace apenas unos días, padeció su cuarta conmoción en cuatro años, un número inusitadamente alto, incluso para un jugador de la NFL.

Pero el quarterback de los Steelers de Pittsburgh ha tenido una "semana normal'' de preparación para un partido crucial en Baltimore, el próximo domingo por la noche, y no tiene intenciones de perdérselo.

"Esto es parte de la naturaleza bestial de este deporte. Es un deporte violento y de contacto físico, y existe el riesgo de que uno sea golpeado'', dijo Roethlisberger. ‘‘Ustedes no hablan de los golpes que uno sufre en todo el cuerpo. Si yo les mostrara un golpe en mi hombro o en mi mentón, no hablarían mucho de eso. Pero jugamos un deporte rudo''.

Y la prueba de ello es el propio Roethlisberger, quien ha tenido las mejores estadísticas de su vida en esta campaña, que no ha sido muy buena sin embargo para los campeones vigentes de la NFL.

La conmoción más reciente del quarterback, que ha ganado dos veces el Super Bowl, se presentó el domingo pasado, cuando su cabeza chocó accidentalmente contra la rodilla del linebacker de los Chiefs, Derrick Johnson, mientras era derribado durante el encuentro que los Steelers perdieron 27-24 en tiempo de prórroga.

La jugada fue invalidada poco después, por un castigo de "holding''.

"Sentí que me habían golpeado muy duro. Pensé: Déjenme recuperar rápido el aliento, y para ese momento, los masajistas habían llegado, así que no tuve oportunidad de levantarme'', dijo.

Fue la segunda conmoción que sufre el quarterback por un golpe en 12 meses. Se lastimó también durante un duelo crucial contra Cleveland, el 28 de diciembre, al final de la campaña anterior.

Una conmoción más se presentó en Atlanta en el 2006, apenas cuatro meses después de un accidente en motocicleta, en el que Roethlisberger no llevaba casco.

En aquel percance, el astro de la NFL sufrió también una conmoción cerebral y otras lesiones.

La última vez que Roethlisberger jugó con tan poco descanso tras una conmoción, lanzó cuatro pases interceptados --dos de los cuales fueron devueltos hasta la zona de anotación--, durante una derrota por 20-13 ante Oakland en el 2006.

  Comentarios