Football

Sparano muestra su enojo

TONY SPARANO
TONY SPARANO

El entrenador de los Dolphins, Tony Sparano, le dio un jalón de orejas a sus jugadores por la descuidada actuación contra los Falcons de Atlanta, la noche del viernes en el Sun Life Stadium.

Los altibajos le pasaron la cuenta a Miami que cayó 16-6 en el tercer partido de la pretemporada.

"Le dije a los jugadores al término del partido que un desempeño así es inaceptable'', afirmó Sparano. "No hicimos las cosas bien. Cometimos penalidades y perdimos el ovoide. Hubo inconsistencias. Eso es lo que me preocupa''.

También Sparano se lamentó que su escuadra no haya podido mostrarse eficiente en el ataque terrestre.

"Sentimos orgullo por nuestro juego de acarreo, pero contra los Falcons no pudimos hacerlo'', explicó el estratega de los Dolphins. "Nos bloquearon con siete jugadores, y no pudimos progresar por tierra. Es una vergüenza para nosotros no haber podido correr el ovoide''.

Sólo 46 yardas consiguieron los corredores del equipo de Miami contra Atlanta.

Por otro lado, las faltas cometidas le costaron 75 yardas a los Dolphins.

En el juego físico, que es uno de sus puntos fuertes, el conjunto de Sparano fue superado por los Falcons.

"Ha sido muy frustrante'', afirmó el safety, Yeremiah Bell. "Uno nunca quiere que le den un golpe en la boca. Ellos fueron más fuertes. Ahora debemos arreglarlo, porque ese no es un asunto de los entrenadores''.

El wide receiver Brandon Marshall también mostró su desconsuelo por el desempeño del viernes.

"No pudimos ganar y eso me hace sentir muy decepcionado'', expresó Marshall. "No pudimos ejecutar, pese que tuvimos un par de oportunidades que desaprovechamos. Al final pagamos el precio de los errores cometidos''.

Marshall es la gran figura de la ofensiva de los Dolphins. El wide receiver, firmado el pasado 14 de abril por la franquicia surfloridana por cuatro años y $10 millones por temporada, poco a poco va amoldándose al sistema de su nueva escuadra. Siempre asoma como una amenaza para la defensiva rival.

Marshall tuvo un par de conexiones con Chad Henne, que pusieron a los Dolphins en camino de anotar un touchdown sobre el final del primer tiempo, pero el quarterback fue interceptado.

"Henne tiene la lectura de las jugadas y yo no soy el único en la cancha'', remarcó Marshall. "El pasa el ovoide donde debe hacerlo''.

  Comentarios