Football

Urgencia por comenzar con el pie derecho

El reloj hace tic-tac para Miami después de una ocupado período entre temporadas y una larga historia de comienzos lentos.

Tan intensa es la necesidad de Tony Sparano, coach de los Dolphins, de que su equipo comience con el pie derecho, que tiene un reloj colocado en los vestidores para contar las horas, minutos y segundos antes del partido inaugural de la temporada el domingo contra Buffalo.

"Tengo los ojos puestos en él todo el tiempo'', expresó Sparano, cuyos Dolphins han tenido durante los últimos seis años el hábito de hundirse en un hueco a comienzos de temporada. "Siempre le digo a nuestro equipo de football que no están ganando tiempo aquí, lo están perdiendo. El reloj es sólo una forma de ayudarlos a comprender eso''.

La urgencia de ganar es mucho mayor después de que los Dolphins levantaron expectativas durante este período entre temporadas. Ellos agregaron una nueva dimensión a su ofensiva orientada acciones por tierra al obtener al wide receiver Brandon Marshall y comenzar a reconstruir su veterana defensa alrededor de la adquisición clave en la agencia libre, el linebacker Karlos Dansby.

En Buffalo, mientras tanto, parece que es Groundhog Day, debido a cómo el equipo se ha visto envuelto en el mismo ciclo durante la última década: contratar un coach, no clasificar a los playoffs, despedir al coach.

Chan Gailey se hizo cargo de Buffalo, convirtiéndose en el quinto entrenador principal en 10 años y al más reciente que se le pide que infunda vida e identidad a un equipo que no va a la postemporada desde 1999.

"Sí, lo veo como un nuevo comienzo'', aseguró Gailey. "Esa es la forma en que son las cosas en esta liga. Todo el mundo tiene que empezar de nuevo al comienzo del año''.

El partido será un choque entre dos viejos rivales en el Este de la Conferencia Americana quienes, con algunas variantes, han sido dejado atrás en una división dominada por los Patriots de Nueva Inglaterra durante la mayor parte de los 10 últimos años.

Los Dolphins han mostrado al menos alguna competitividad, particularmente durante la primera temporada de Sparano en el 2008, cuando se recuperaron de un final de 1-15 para ir a otro de 11-5 y ganar la división.

La prueba ahora es recuperarse de un final 7-9 el año pasado, cuando perdieron sus tres últimos encuentros. Lo que no ayudó fue que Miami comenzara la temporada perdiendo sus tres primeros encuentros para continuar una tendencia de inicios lentos. Durante las primeras seis semanas de la temporada, Miami tiene un balance combinado de 7-29 desde el 2004.

"Es una gran diferencia. Si tienes un comienzo rápido, puedes ir de manera fluida durante el resto del año'', afirmóel safety Yeremiah Bell. "Si te metes tu mismo en un hueco, te encuentras tratando de salir del hueco y te puedes encontrar en situaciones en que no quisieras estar''.

Los Dolphins han perdido sus últimos cuatro encuentros inaugurales y buscan poner fin a una racha adversa de cinco derrotas en Buffalo.

La defensa del equipo de Miami ha estado en proceso de reconstrucción en este período entre las dos temporadas.

Al deshacerse de los veteranos Joey Porter, Jason Taylor y Jason Ferguson, Miami trajo a Dansby, quien desempeñó un papel clave en Arizona. Pero no se detuvo ahí.

Además de contratar a Mike Nolan para hacerse cargo del puesto de coordinador, Miami usó siete de sus ocho elecciones en el draft en jugadores defensivos, incluyendo el end Jared Odrick y el outside linebacker Koa Misi, las los primeras selecciones y quienes se considera que serán regulares.

La ofensiva de Miami tiene de repente el potencial de ser fuerte y podría no tener que confiar más en artimañas para hacer avanzar el balón.

Chad Henne regresa como regular tras acumular un 7-6 durante el período después de la lesión de Chad Pennington.

Es un jugador con un brazo fuerte que tendrá un nuevo objetivo principal en Marshall, un receiver alto y de grandes condiciones físicas que el año pasado se convirtió en el apenas quinto jugador de la NFL en tener 100 atrapadas en tres temporadas consecutivas.

La gran presencia de Marshall se une a un ataque que ya tiene un sólido juego por tierra en Ronnie Brown y Ricky Williams.

"Obviamente, llevamos juntos largo rato y sabemos que aún hay mejorías que hacer'', dijo Henne. "Pero en este momento nos sentimos confiados en mover la pelota hacia delante y en hacer lo que necesitamos hacer''.

  Comentarios