Football

Primera gran prueba para la UM

JACORY HARRIS intenta un pase en el segundo cuarto del juego de la UM, el 2 de septiembre en Miami.
JACORY HARRIS intenta un pase en el segundo cuarto del juego de la UM, el 2 de septiembre en Miami. El Nuevo Herald

Los Huracanes tendrán su primera prueba de la temporada el sábado (3:40 p.m.; TV: ESPN) cuando se enfrentan con Ohio State (#2) en la ciudad de Columbus, en un partido que posee todas las características de un clásico.

Miami (1-0), 12mo. en el ránking, llega a Ohio tras destrozar a Florida A&M el jueves pasado 45-0, pero contra los Buckeyes se medirán con un rival que disfruta de ambiciones de ganar un título nacional esta temporada.

Liderados por el quarterback Terrelle Pryor, candidato para el trofeo Heisman, el conjunto del entrenador Jim Tressel ha sido casi invencible en su estadio, con un récord de 26-2 contra equipos ranqueados desde que el entrenador llegó al club hace nueve años.

Miami buscará ser sólo la tercera plantilla en descolocar a los Buckeyes (1-0), pero para hacerlo tendrán que controlar defensivamente a Pryor y compañía. El joven quarterback de tercer año es una especie de jugador que puede sorprender al rival por el aire y por el césped.

Sin un buen partido defensivo de parte del conjunto de John Lovett este partido se podría convertir en un desastre para los Huracanes.

Ofensivamente, liderados por Jacory Harris, los Huracanes tendrán que controlar el esférico si esperan ganar y no podrán perderse en el campo como hicieron hace un año en la derrota 31-7 contra Virginia Tech.

Como en Blacksburg la temporada pasada, en el Ohio Stadium, los Huracanes se medirán no sólo con uno de los mejores equipos del país, sino también con su estadio lleno de sus fanáticos, donde más de 105,000 estuvieron presentes la semana pasada cuando los Buckeyes derrotaron a Marshall 45-7.

Sin duda habrá aun más esta vez en lo que se ha pintado como el partido de revancha para Miami que perdió por pizarra de 31-24 frente a Ohio State en el Rose Bowl del 2003.

Los de Shannon no pretenden dejarse manipular por la atmósfera y hasta usaron altavoces durante los entrenamientos esta semana para prepararse para lo que les espera.

"Nunca sabes como te afectará hasta que comienza el partido'', declaró Randy Shannon sobre el ruido que generarán los aficionados el sábado. "Tenemos algunos partidos fuera de casa que serán muy fuertes pero trajimos altavoces a los entrenamientos y los usamos durante situaciones difíciles donde los jugadores tenían que pensar y comunicarse y lo hicieron muy bien."

No será la primera vez que la UM juega en un estadio en frente de más de 100,000 personas y en sus últimos dos partidos les ha ido bastante bien. La última fue en el 2002 cuando vencieron a Tennessee 26-3 ante 107,745 en Neyland Stadium.

  Comentarios