Football

Comienza un tramo difícil

EL COACH Tony Sparano felicita a Cameron Wade luego de que le hiciera un sack a Trent Edwards.
EL COACH Tony Sparano felicita a Cameron Wade luego de que le hiciera un sack a Trent Edwards. The Miami Herald

Los Dolphins han tenido su mejor comienzo en cinco años.

Lo único que hizo falta fue una victoria.

Un comienzo rápido fue un punto en el que hizo énfasis el entrenador Tony Sparano durante el período de entrenamiento, y cuando el reloj de conteo regresivo que colgó durante todo el verano en las taquillas llegó al 0:00, los Dolphins estaban listos --por lo menos para vencer a Buffalo.

Con una victoria de 15-10, Miami está a 1-0 por primera vez desde el 2005. Para Sparano, la contentura le duró sólo un par de minutos.

"Ayer, en camino a las taquillas del campo de juego, yo iba pensando: ‘Bueno, ¿y cómo llegamos a 2-0?"', afirmó el coach.

La respuesta: vencer el domingo en Minnesota (0-1). El juego marca el comienzo de un tramo difícil para los Dolphins, quienes podrían tener todas las de perder en sus próximos siete juegos.

‘‘Cada vez que uno prueba la victoria, eso le infunde confianza'', dijo el cornerback Jason Allen. "Ahora queremos más todavía volver a probarla''.

Los Dolphins ganaron pocos puntos por concepto de estilo en su primer juego. Un esperado aumento en su ofensiva no se vio por ninguna parte, y en lugar de eso Miami ganó con un esfuerzo constante y una defensa que dominó a la defectuosa ofensiva de los Bills.

"Ahora tenemos un contendiente bastante más fuerte en Minnesota'', dijo el linebacker Channing Crowder. "Ellos tienen muchos más jugadores ofensivos que los Bills''.

Crowder miró el primer juego desde su casa, cuidándose una lesión en la ingle que lo ha mantenido apartado del campo de juego desde el 17 de agosto. El no quiso comentar sobre las probabilidades de que él juegue contra Minnesota.

El recién incorporado Jared Odrick se unió a la lista de los lesionados cuando tuvo que salir en la segunda mitad del juego gracias a una lastimadura de su pierna derecha. Si Odrick no puede participar en el juego con los Vikings, el veterano Tony McDaniel sería su reemplazo más probable como defensive end.

Miami había perdido cinco juegos seguidos en Buffalo desde el 2004, lo cual es una razón de peso para que Sparano se sintiera contento con la victoria, aunque no fuera ideal.

"Se han hecho muchas cosas buenas, muchos pasos fantásticos en la dirección correcta'', dijo el entrenador. "Esa fue una buena victoria de equipo: ir a ese lugar, ganar de esa manera, ver tu ofensiva funcionar bien con la pelota, ver tu defensa parar a los otros.

El debut de la temporada de los Dolphins habría sido aún mejor si no hubiera sido por tres oportunidades perdidas de acumular puntos. Allen y Benny Sapp dejaron escapar intercepciones potenciales con sólo el end zone por delante, y Chad Henne no lanzó un pase largo con suficiente fuerza a Brandon Marshall, quien puso el freno y dejó caer la bola.

El error de Allen sucedió cuando estaba a dos pasos de un touchdown.

"Yo me puse demasiado contento, demasiado ansioso'', dijo. "Yo soñé con eso todo el tiempo mientras regresábamos, y toda la noche de anoche: ¿qué hubiera pasado si lo hubiera conseguido?"

Los Dolphins contrataron a Marshall en parte por su potencial de hacer jugadas fuertes, y ellos cuentan con su nuevo plan agresivo de defensa para crear más takeaways.

Pero ellos tienen que agarrar la bola.

"Es frustrante, porque para mí esos son momentos especiales de luz verde'', dijo Sparano. "Ellos pueden de verdad poner las cosas fuera de tu alcance. Uno no tiene que conseguir los tres, pero tiene que hacer al menos uno, y no hicimos ninguno. Esa es un área en la que tenemos que mejorar''.

En el lado positivo, los Dolphins tuvieron una ventaja de casi 14 minutos en tiempo de posesión de la bola y no cometieron ningún turnover. Los novatos Marshall, Odrick, Karlos Dansby y Koa Misi jugaron bien, lo mismo que Allen y Chris Clemons, ambos nuevos starters en el renovado equipo secundario.

Vencer a Buffalo es mejor que el año pasado, en que los Dolphins empezaron 0-3. O el 2008, cuando empezaron 0-2. O el 2007, en que comenzaron 0-13.

Es por eso que el running back Ronnie Brown entró a las taquillas el lunes con una gran sonrisa en los labios.

"No tuvimos ningún juego esta mañana'', manifestó el jugador, "así que todavía estamos 1-0, pero queremos mejorar el domingo''.

  Comentarios