Football

Buscan remontar contra las Panteras

Tras una derrota frente Ohio State 36-24 y una semana libre para prepararse, los Huracanes buscarán remontar hoy frente a las Panteras de Pittsburgh en lo que debe ser un juego difícil en el Heinz Field (7:30 p.m. TV: ESPN).

El numero 19 Miami (1-1) intentará volver al camino premiado contra Pittsburgh (1-1) en el segundo de tres partidos consecutivos fuera de casa.

Ambos equipos llevan desde el 11 de septiembre sin jugar y listos para verse las caras .

Aunque quizás esta sea una prueba más grande para Pittsburgh, quien no ha derrotado a Miami desde 1997 cuando los programas disputaban sus partidos en el Big East, para Miami este partido es clave para su temporada.

Una derrota les costará su ranking y con un viaje a Clemson el 2 de octubre, dos derrotas seguidas podrían ser impactantes con la llegada de Florida State la semana siguiente.

Para el conjunto de Shannon lo que está claro es que Pittsburgh no llega en su mejor forma al encuentro y de momento todo no ha ido a lo esperado para el equipo del ex-técnico de los Dolphins Dave Wannstedt.

Las Panteras comenzaron el año en el Top 25 nacional y muchos los escogieron como futuros campeones del Big East durante la pretemporada, pero, tras perder su primer juego del año 27-24 fuera de casa contra Utah, perdieron su ranking. Una victoria ante Miami les devolvería su sueño antes de jugar con FIU el 2 de octubre.

Un jugador que tendrá que mejorar si Pittsburgh busca derrotar a Miami será el corredor Dion Lewis, quien lideró el país en yardas por el césped con 1,799 y ha comenzado el año lento, con sólo 2.9 yardas por toque.

En el segundo tiempo del último partido contra New Hampshire se encontró en el banquillo, con su suplente Ray Graham actuando en el campo.

Miami necesitará un mejor juego ofensivo si esperan ganar.

Contra los Buckeyes, los Huracanes lograron 352 yardas ofensivas, pero la gran mayoría fueron en el segundo tiempo y los errores les sentenciaron.

Jacoby Harris tiró cuatro intercepciones, dos de ellas por culpa de sus compañeros que no corrieron en jugadas apropiadas, y el equipo de Mark Whipple nunca no se vio cómodo.

Si Miami logra el mismo juego defensivo que paró a Ohio State en áreas peligrosas y el equipo ofensivo despierta, Miami sin duda tendrá una buena oportunidad de comenzar su tercer año seguido con un récord de 2-1.

  Comentarios