Football

Los Dolphins se juegan todo en el último partido

Los Dolphins se encuentran decididos a despedirse por todo lo alto contra los Jets de Nueva York, el próximo domingo en Miami, en un partido en el que están obligados a ganar para tener esperanzas de llegar a los playoffs por primera vez en cinco años.

La derrota 19-0 sufrida por los Dolphins (8-7) contra los Bills, el domingo pasado en Buffalo, impidió que el escuadrón surfloridano tuviera el control de su destino en sus propia manos. Ahora depende que ganen los Chargers de San Diego a los Chiefs de Kansas City o que pierdan los campeones, los Ravens de Baltimore contra los Bengals en Cincinnati.

“Tenemos que mirar adelante, pero hacer correcciones”, comentó el lunes el entrenador de los Dolphins, Joe Philbin. “Los problemas que se presentaron contra los Bills deben ser solucionados y necesitamos estar seguros de que nuestros jugadores entiendan de que eso no puede ocurrir de nuevo”.

Los Dolphins son una caja de sorpresas. Hace dos semanas jugaron a un altísimo nivel para derrotar 24-20 a los Patriots de Nueva Inglaterra y siete días después estuvieron en la miseria contra los Bills.

En el Ralph Wilson Stadium, en la ofensiva ganaron apenas 103 yardas en total, y el quarterback Ryan Tannehill fue derribado siete veces para acumular 58 caídas en la campaña. Por tierra, la defensa permitió 203 yardas.

Para colmo, Tannehill terminó golpeado en la pierna, aunque se descuenta que jugará contra los Jets.

“Durante la campaña hemos tenido altibajos como lo demuestra nuestro récord 8-7”. afirmó Philbin. “En términos de disponibilidad para aprender de los errores y asimilar el nuevo plan de juego, los jugadores han sido extraordinarios”.

Mientras, los Dolphins saben que los Jets vendrán con todo el ánimo de malograrle la fiesta al equipo de casa. Esta rivalidad con el conjunto de la Gran Manzana sirve de estímulo para los Dolphins, que de seguro quieren cerrar la temporada regular con una victoria.

“Jugamos un partido clave en la última fecha de la campaña regular y debemos responder con lo mejor que tenemos”, dijo el coordinador defensivo de los Dolphins, Kevin Coyle. “Todavía tenemos posibilidades. Tenemos que jugar nuestro mejor partido del año. Creo en mis muchachos y sé que no están felices con lo ocurrido en Buffalo”.

Los Jets tienen un récord 7-8 y destacan en el juego terrestre, tanto en la ofensiva como en la defensiva. En el ataque por tierra, los Dolphins vienen de ganar solo 14 yardas contra los Bills, y si no mejoran esa producción, el partido en el Sun Life Stadium se les puede complicar muchísimo.

  Comentarios