Football

Muchas cosas nuevas ofrecen los Dolphins en su debut en la pretemporada

El quarterback de los Dolphins Ryan Tannehill lanza el ovoide en un entrenamiento del equipo el 26 de julio de 2018.
El quarterback de los Dolphins Ryan Tannehill lanza el ovoide en un entrenamiento del equipo el 26 de julio de 2018. ctrainor@miamiherald.com

Muchas cosas hay que ver en el primer partido de la pretemporada de los Dolphins de Miami, que enfrentarán a los Buccaneers de Tampa Bay, el jueves (7 p.m. TV: CBS. Radio: 560 AM y 1140 AM, en español) en el Hard Rock Stadium.

La principal de todas será el regreso del quarterback titular Ryan Tannehill, quien sufrió la rotura parcial del ligamento cruzado en su rodilla izquierda, en diciembre del 2016, y una devastadora recaída en agosto pasado que obligó a una operación y a perderse la temporada.

“Me siento muy entusiasmado por jugar un partido de verdad’’, expresó Tannehill.

“He dado cada paso en la preparación con miras a la temporada. El choque del jueves es el escalón siguiente en este proceso. Voy a tener la oportunidad de enfrentarme a un rival que va a ir sin dudas a golpearme en serio’’.

En las prácticas siempre se juega con el freno de mano para evitar lesionar al compañero.

La noche del jueves los titulares entrarán al campo apenas para dos series, pero será la primera vez tras perderse 20 juegos con los Dolphins que Tannehill tendrá acción real.

Por otro lado, la renovada ofensiva de Miami incluye dos jugadores que han disputado Super Bowls: el wide receiver Danny Amendola, dos veces ganador del juego máximo de la NFL, y el running back Frank Gore, quien estuvo en la final en el 2012.

“Ryan no ve la hora de saltar a la cancha porque en su mente sabe que es importante’’, afirmó el entrenador de los Dolphins Adam Gase.

“Todos los quarterbacks en su situación tienen la necesidad de jugar para repetir las sensaciones de un partido real, porque si bien es cierto en esta oportunidad es un choque de pretemporada saben que se acerca el primer partido de la campaña regular y es como si quisieran meterse de una vez por todas en la competición de verdad’’.

En la defensiva también hay enormes expectativas porque ya no está más el defensive tackle Ndamukong Suh, quien en tres años llenó el equipo con su impresionante presencia de 305 libras de peso y 6.4 pies de altura.


Pese a este cambio, los Dolphins no se han dormido en los laureles e incluyeron refuerzos muy valiosos como el defensive end Robert Quinn, escogieron en su primer turno del draft al safety Minkah Fitzpatrick y recuperaron al linebacker Raekwon McMillan, quien en su primera acción en la NFL en el primer partido de la pretemporada pasada sufrió la misma lesión que el quarterback Tannehill.

“En líneas generales estoy contento con la forma cómo vienen trabajando los muchachos’’, informó el coordinador defensivo Matt Burke. “Los muchachos han respondido a las exigencias de recuperar rápido el ovoide y en poner un alto nivel de esfuerzo. Ese es el punto de partida de lo que tratamos de hacer. Mientras vamos a limpiar lo más posible los errores, pero por ahora me satisfice la ética de trabajo mostrada por todos los jugadores’’.

Además, la noche del jueves se podrá ver el desempeño de los novatos elegidos en el pasado draft, como Mike Gersicki, Kalen Ballage, Jerome Baker, Cornell Armstrong, Jalen Davis y Quinton Poling.


Gase precisó que lo más importante será ver en acción a los jugadores que luchan por quedarse entre los 53 para la campaña. En estos momentos hay 89 atletas que tratarán de ganarse el puesto.

Todo indica que las posiciones de los titulares están decididas y el objetivo de ellos es no lesionarse, pero los demás lucharán por no ser bajados al equipo de práctica, o en el mejor de los casos por ser considerados como el primer suplente, como en los casos de Brock Osweiler y David Fales, quienes tendrán suficiente tiempo en los cuatro partidos de exhibición para ganarse el derecho de ser el número dos de Tannehill.

  Comentarios