Football

Vuelve Tannehill con las pilas puestas, pero el coach de los Dolphins lo cuida

El quarterback de los Dolphins Ryan Tannehill (#17) lanza el ovoide en el primer cuarto del partido de pretemporada ante los Buccaneers de Tampa Bay, celebrado el 9 de agosto de 2018 en el Hard Rock Stadium, en Miami Gardens, Florida.
El quarterback de los Dolphins Ryan Tannehill (#17) lanza el ovoide en el primer cuarto del partido de pretemporada ante los Buccaneers de Tampa Bay, celebrado el 9 de agosto de 2018 en el Hard Rock Stadium, en Miami Gardens, Florida. ctrainor@miamiherald.com

El resultado del partido en que los Buccaneers de Tampa Bay vencieron 26-24 a los Dolphins de Miami no era la trama principal la noche del jueves en el Hard Rock Stadium, pese al electrizante final.

Entre todas las cosas por ver en la primera jornada de exhibición de la NFL en el 2018 había un regreso muy esperado.

El primer pase de Ryan Tannehill luego de 20 meses de ausencia fue una bala de 15 yardas hacia la derecha que Kenny Stills atrapó. Siempre hubo buena química entre ambos y quizás por eso el quarterback escogió al wide receiver para su reencuentro con un partido real.

Ese buen auspicio alegró a todos.

“Ha sido bueno lo ocurrido”, exclamó el entrenador de los Dolphins Adam Gase.

“El primer grupo movió bien el ovoide. [Tannehill] tuvo buena protección. Y ya está de regreso. Lo demás fue positivo, algunas inconsistencias en el equipo, pero bien en general”.

Luego de ese primer pase, Tannehill se soltó con una conexión de siete yardas al running back Kenyan Drake, otra de cinco de nuevo a Stills y una también de cinco al campeonísimo Danny Amendola.

Enseguida Tannehill atacó por tierra tres veces al hilo con Drake, una de ellas con un gran juego de cintura para eludir el acoso de los defensas rivales; y una vez más por tierra con el novato Kalen Ballage.

Recién en su novena acción y en su quinto pase, Tannehill no pudo completarlo. El intento era audaz, pero Almandola no alcanzó a controlar el ovoide pese a su extraordinaria estirada.

En la acción siguiente, el pase de Tannehill a Ballage también fue incompleto, y los Dolphins a través del kicker Jason Sanders fueron por un gol de campo de 53 yardas, pero el disparo fue desviado.

Gase consideró que había visto suficiente a Tannehill y en la siguiente serie le dio la oportunidad a David Fales.

Dio gusto ver en acción a Tannehill, luego de que en diciembre del 2016 sufriera la rotura parcial del ligamento cruzado en la rodilla izquierda y en agosto pasado tuviera una recaída, que obligó a una cirugía de reconstrucción de la zona afectada y lo dejó fuera toda la temporada del 2017.

Tannehill se mostró afilado, certero, rápido, inteligente y en comando. Esquivó bien a los rivales y no fue golpeado. Claro que un partido de pretemporada es muy distinto a los de la campaña regular, pero era la primera vez en cerca de dos años que Tannehill jugaba un partido de verdad y respondió con creces a este nuevo y decisivo escalón en su camino a su recuperación total.

Gase se concentró en ver en acción a Fales y Brock Osweiler, quienes luchan por el puesto de suplente de Tannehill. La ofensiva de los Dolphins se vio muy fresca y activa. Ballege tuvo mucho trabajo tanto por tierra como por aire. Por otro lado, el running back Senorise Perry, en su tercera temporada con Miami, busca un mayor protagonismo y el jueves mostró con un touchdown que aspira a grandes cosas.


La defensiva todavía necesita algunos ajustes, lo mismo que los equipos especiales. El objetivo de los entrenadores era darle opción a aquellos que entre sus 89 jugadores buscan un lugar en el roster de 53 para la temporada.

Los Bucs rompieron el celofán con una corrida de cuatro yardas de Peyton Barber para touchdown, a los 7:54 minutos de iniciado el partido. El kicker Bryan Anger falló el punto extra. Con un gol de campo de 29 yardas, Sanders descontó 6-3 para los Dolphins a los 11:11 minutos del primer cuarto.

A los 3:48 minutos de iniciado el segundo parcial, los Bucs anotaron un touchdown con una corrida de dos yardas de Ronal Jones II y esta vez Anger acertó el punto extra para ponerse 13-3. Poco después, Chadler Catanzaro aumentaba la ventaja 16-3 con un gol de campo de 27 yardas.

A falta de 2:49 minutos para irse al descanso, Perry hizo un par de notables corridas, la primera de 12 yardas y la segunda de siete para acercar 16-10 a los Dolphins. Sanders puso la cuenta 16-13 con un gol de campo de 23 yardas a los 1:37 minutos del tercer periodo.


Luego, a los 9:24 minutos, Ryan Griffin dio un pase de 10 yardas a Alan Cross para touchdown y los Bucs subieron 23-13. El kicker Greg Joseph descontó 23-16 para los Dolphins a los 12:07 minutos. Cuando faltaba 1:50 minutos para el final del partido, Bryce Petty dio un pase de seis yardas para touchdown a Isaiah Ford y los Dolphins se pusieron 23-22; entonces Gase ordenó ir por la conversión.

Y los dos actores se volvieron a juntar para anotar y poner arriba 24-23 a la casa. Pero los Bucs retomaron la delantera con un gol de campo de Catanzaro de 26 yardas con 23 segundos en el reloj para ganar el emotivo encuentro.

No estuvieron algunos ases de los Dolphins como el safety Reshad Jones, el defensive end Cameron Wake, el running back Frank Gore y el cornerback Tony Lippett, entre otros. El linebacker de los Dolphins Mike Hull sufrió una lesión en su rodilla izquierda a inicios del segundo cuarto y se perdió el resto del partido.

Boletos distribuidos: 51,044.

  Comentarios