Football

La defensa fue lo más rescatable de los Dolphins, pero falta mucho por limpiar

El defensive end de los Dolphins Robert Quinn (#94) derriba al quarterback de los Panthers Cam Newton (#1) en el partido de pretemporada celebrado el viernes 17 de agosto de 2018 en Charlotte, Carolina del Norte.
El defensive end de los Dolphins Robert Quinn (#94) derriba al quarterback de los Panthers Cam Newton (#1) en el partido de pretemporada celebrado el viernes 17 de agosto de 2018 en Charlotte, Carolina del Norte. Getty Images

Muchas cosas buenas mostró la defensiva de los Dolphins pese a la derrota 27-20 sufrida contra los Panthers de Carolina, la noche del viernes en el Bank of America Stadium, en Charlotte, Carolina del Norte. Robert Quinn derribó dos veces a Cam Newton y junto con Cameron Wake mantuvieron a raya al estelar quarterback de los Panthers. Xavien Howard lo interceptó una vez en formidable lectura del juego y retornó el ovoide 39 yardas para meter a los Dolphins en la zona de anotación.

Y Kiko Alonso hizo honor a su apodo “El Bravo” con la furia para defender sus colores. “La defensiva supo mejorar, pero uno no puede permitirse conceder esas grandes jugadas”, explicó el entrenador de los Dolphins Adam Gase.

“Hay que limpiar algunas cosas”. En efecto, la defensiva del conjunto de Miami había empezado el partido de manera horrible y había concedido 80 yardas en las dos primeras jugadas para que el equipo de Carolina anotara un touchdown, tras una formidable corrida de 71 yardas de Christian McCaffrey.

Felizmente, Newton no pudo completar la conversión y el daño se quedó solo en la ventaja de 6-0 de los Panthers a los 4:42 minutos de empezado el partido. Parecía que el resto de la noche veríamos una coladera en la defensiva de los Dolphins, pero no fue así porque el equipo de Miami fue ganando seguridad.

Howard interceptó a Newton, Alonso tackleó a McCaffrey, quien se había convertido en la principal arma de Carolina, y Quintin y Wake amenazaban por los costados e impedían que Newton se sintiera cómodo. “Fue bueno ver a nuestra defensiva creándole problemas al ataque de ellos [los Panthers]”, dijo Gase.

“Esa fue una de las desventajas que tuvimos el año pasado cuando viajamos a Carolina. No pudimos poner en el piso al quarterback. Esta vez los muchachos lo acosaron e hicieron un buen trabajo poniendo presión”. Los Panthers no volvieron a anotar sino hasta el final del primer tiempo, cuando Newton se conectó con Ian Thomas para un touchdown a falta de 2:07 minutos para el cierre del cuarto y que permitió a Carolina irse al descanso con ventaja 13-9 sobre Miami.

En esta oportunidad, el entrenador de los Dolphins dejó en la cancha casi todo el primer tiempo a Ryan Tannehill y recién fue cambiado por Brock Osweiler para la última serie del primer tiempo. Tannehill volvió a jugar el jueves de la semana pasado en la derrota 26-24 contra los Buccaneers de Tampa Bay, en el Hard Rock Stadium en Miami.

Ese partido marcó el regreso del quarterback después de 20 meses de ausencia por la rotura parcial y luego total del ligamento cruzado anterior en la rodilla izquierda. Contra los Bucs, el entrenador de los Dolphins lo puso solo para una serie; en cambio el viernes Tannehill completó 14 de 17 pases para 100 yardas, sin touchdowns ni intercep ciones.

“El equipo movió bien la bola, pero solo conseguimos field goals”, se lamentó Gase. “Tuvimos una gran oportunidad luego de la intercepción de Howard, pero no lo aprovechamos por los penalties cometidos. Tenemos muchas cosas que corregir”. Lo importante es que se ve seguro a Tannehill, y por indicaciones de Gase se encuentra enfocado en darle trabajo a sus wide receivers como Jakeem Grant y Albert Wilson.


El nuevo incorporado, Danny Amendola, con 10 temporadas en la NFL y dos títulos de Super Bowl con los Patriots de Nueva Inglaterra al mando de Tom Brady, fue usado más como acompañante en los ataques, pero se nota que será un arma desequilibrante cuando comience la temporada regular para los Dolphins, el próximo 9 de septiembre en el Hard Rock Stadium contra los Titans de Tennessee. Tannehill luce bien resguardado por una línea ofensiva sólida.

Si bien es cierto que no pudo pasar para touchdowns supo ganar yardas con jugadas rápidas, cortas y variadas. Así llegaron los dos goles de campo de Jason Sanders, de 42 y 29 yardas, en el primer cuarto; y luego una de 54 yardas de Greg Joseph en el segundo periodo. Cuando ya ambos equipos jugaban con sus terceras y cuartas unidades legaron más anotaciones.

En el cuarto periodo, Sanders acertó un gol de campo de 32 yardas y a falta de 29 segundos para el final del partido, el quarterback Bryce Petty descontó la ventaja con una corrida de 15 yardas para touchdown de los Dolp[hins y luego pasó para una conversion y selló la pizarra 27-20. Los Panthers habían anotado con dos touchdowns en el cuarto periodo con dos corridas de tres yardas de Cameron Artis-Payne y Elijah Hood.

  Comentarios