Football

Los Dolphins tienen un jugador que es un tanque y un misil al mismo tiempo

El running back de los Dolphins Kenyan Drake (32) corre en el primer cuarto del partido contra los Ravens de Baltimore, celebrado el 25 de agosto de 2018 en el Hard Rock Stadium, en Miami Garden, Florida.
El running back de los Dolphins Kenyan Drake (32) corre en el primer cuarto del partido contra los Ravens de Baltimore, celebrado el 25 de agosto de 2018 en el Hard Rock Stadium, en Miami Garden, Florida. dsantiago@miamiherald.com

El nombre de Kenyan Drake tiene que hacer click en la mente de los aficionados de los Dolphins. El running back se convirtió en la bujía de los mejores momentos del equipo de Miami contra los Ravens de Baltimore. Lo más estimulante, sin embargo, es el potencial del jugador que ingresa a su tercer año en la NFL.

Los críticos más implacables aseguran que la dinámica de Drake puede transformar las posibilidades de la ofensiva de los Dolphins.

En la derrota 20-10 de los surfloridanos contra los Ravens, la noche del sábado en el Hard Rock Stadium, Drake tuvo una corrida de 30 yardas que inició una serie terminada en touchdown y luego realizó una conexión de 36 yardas con el quarterback Ryan Tannehill que desembocó en gol de campo.

Drake se convirtió en una misma jornada en un tanque por tierra y un misil por aire, y no hay nada que seduzca más a un entrenador de la NFL que la versatilidad de un jugador.

“Él [Drake] es un buen jugador, lo sabemos’’, explicó el entrenador de los Dolphins Adam Gase. “Contamos con dos excelentes running backs. Kenyan hace las cosas de una manera diferente y Frank Gore tiene lo suyo. Estamos muy satisfechos con el nivel que atraviesan nuestros acarreadores’’.

El propio Tannehill también expresó sentirse muy cómodo con un arma del calibre de Drake.

“Se trata de un tremendo jugador’’, exclamó Tannehill sin tapujos. “Cuando uno cuenta con un atacante tan explosivo como Drake, ya sea como acarreador o como recibidor, eso aporta un estallido y ayuda en la dinámica de la ofensiva’’.

Tannehill igualmente destacó el factor sorpresa que significa la presencia de Drake.

“Uno nunca sabe lo que puede ocurrir cuando tiene un jugador como Drake en la cancha y cualquier ovoide que pase por sus manos puede ser un golpe mortal’’, agregó el quarterback de los Dolphins. “Tiene la velocidad para superar al rival y su juego nos hace más dinámicos. Puede anotar un touchdown en cualquier momento’’.

Mientras, el propio Drake sabe muy bien lo que es capaz de poner sobre la mesa.

“Me gusta tener un partido versátil’’, manifesto Drake. “Eso es lo que aporto al equipo de Miami, hacer jugadas cuando pueda y donde sea’’.


Drake empezó con los Dolphins como el tercer running back detrás de Jay Ajayi y Damien Williams en el 2016.

Cuando Ajayi fue canjeado a los Eagles de Filadelfia, en plena temporada del 2017, Drake se convirtió en el segundo RB del equipo de Miami; en la 12ra semana se lesionó Williams, Drake fue el titular en los últimos cuatro partidos y el joven de 24 años de edad terminó la campaña con 644 yardas corridas y tres touchdowns.

Durante el partido contra los Ravens, Kiko Alonso luego de una de sus siete tackleadas de la noche, se fue a la zona donde estaba el rival y muchos pensaron que el linebacker había sufrido una conmoción cerebral y estaba confundido.


“Me equivoqué de lugar, eso fue todo’’, replicó el colombocubano al ser preguntado sobre el incidente. “La única consecuencia es que ahora voy a tener que soportar las burlas de mis compañeros durante largo tiempo’’.

El wide receiver Jakeem Grant no tuvo la misma suerte y dejó el partido en el segundo cuarto víctima de una conmoción cerebral ocurrida tras un brutal encontronazo con un defensor de los Ravens, quien al parecer le fue arriba con el casco en ristre.

  Comentarios