Football

En partido de cerca de ocho horas, los Dolphins tienen debut triunfal y vencen con rayos y truenos

El jugador de los Dolphins Kenny Stills (10) anota un touchdown en el segundo cuarto del partido ante los Titans, el 9 de septiembre de 2018.
El jugador de los Dolphins Kenny Stills (10) anota un touchdown en el segundo cuarto del partido ante los Titans, el 9 de septiembre de 2018. ctrainor@miamiherald.com

Una jornada laboral de casi ocho horas tuvieron los Dolphins en su estreno en la temporada regular de la NFL y vencieron 27-20 a los Titans de Tennessee, en el Hard Rock Stadium ante 65,184 aficionados.

El partido empezó el domingo a la 1 p.m. y terminó a las 8:09 p.m., y fue anunciado como el más largo en la historia de la NFL desde 1970. Ello debido a dos suspensiones, que tomaron tres horas y 59 minutos –la primera de una hora y 57 minutos y la segunda dos horas y dos minutos-, debido a la caída de rayos cerca del estadio, e hizo impredecible el resultado.

Hubo de todo: intercepciones, jugadas explosivas, retornos kilométricos, conatos de bronca e incertidumbre sobre la forma cómo responderían los jugadores a las interrupciones del juego.

En el peor momento, es decir cuando los Dolphins habían tomado el control del partido, se produjo la primera suspensión, sobre el final del segundo cuarto.

Los Titans habían golpeado primero, luego de que en su ataque inicial se pusieron adelante 3-0 gracias a un gol de campo de 47 yardas de Ryan Succop, a los 4:42 minutos.

Los Dolphins respondieron de inmediato en ambos lados de la cancha. Todo empezó cuando el quarterback de los Titans Marcus Mariota desafió al equipo de Miami y se fue por el cuarto down y tres yardas para anotar.

Entonces apareció como un gigante el novato safety Minkah Fitzpatrick y frenó en la yarda uno a Corey Davis, quien había recibido el pase de Mariota. Fue un golpe de autoridad.

Los Dolphins daban el mensaje a los Titans de que en Miami no pueden hacer lo que quieran, sino lo que se les permite. Había, sin embargo, más por venir. El quarterback de los Dolphins Ryan Tannehill condujo a su escuadrón a lo largo de toda la cancha, con una notable variedad de acciones en las que intervinieron de manera impecable Kenyan Drake, Albert Wilson, Danny Amendola, Jakeem Grant, Frank Gore y finalmente un preciso pase a Kenny Stills para el touchdown que ponía a los Dolphins adelante 7-3.

En el mejor momento de los Dolphins, sin embargo, fueron traicionados por una tormenta eléctrica y de esa manera se suspendió el partido por una hora y 57 minutos.

Aquello resultó favorable para los Titans, porque les permitió recuperarse pues daban muestras de fatiga por la extraordinaria humedad y calor que se sentía dentro de la cancha.

Y además esta paralización obligada le cortó el momento a los Dolphins. Cuando se reanudó el partido faltaba muy poco para el final del primer tiempo, y por lo tanto no hubo necesidad de irse al descanso y se acordó seguir sin parar con el tercer cuarto.

A los 5:56 minutos del tercer periodo, el safety de los Dolphins Reshad Jones interceptó a Mariota y cuando retornaba el ovoide fue frenado a los golpes y se armó un conato de batalla campal que agregó más elemenos inesperados al partido. Tres minutos después, Malcolm Butler interceptó a Tannehill cuando el quarterback trataba de dar un pase de touchdown al novato tight end Mike Gesicki.

Butler es el mismo que interceptó en la última jugada a Russell Wilson, de los Seahawks de Seattle, para permitir que los Patriots de Nueva Inglaterra ganaran el Super Bowl en el 2015. Tom Brady le obsequió la camioneta Chevrolet del año que se había ganado al ser designado como el Jugador Más Valioso del partido.

Acto seguido , el árbitro volvió a interrumpir el partido por la caída de rayos y esta vez la paralización favoreció a los Dolphins porque el momento cambiaba a favor de los Titans. El partido estuvo interrumpido dos horas y dos minutos y cuando se reanudó, Kiko Alonso interceptó a Mariota en lo mejor que podía pasarle a los Dolphins.

Eso propició un gol de campo de 27 yardas de Jason Sanders para poner a Miami arriba 10-3 a falta de 4:05 minutos para el término del tercer periodo. Apenas iniciado el cuarto periodo, sin embargo, los Titans empataron 10-10 con un touchdown producto de una corrida de cuatro yardas de Dion Lewis.

En la replica los Dolphins anotaron un touchdown con una devolución de patada de Grant para poner la cuenta 17-10. Grant corrió 101 yardas para esta gran hazaña. Luego, un bombazo de Tannehill a Stills terminó con un touchdown de 75 yardas para poner la cuenta 24-10, a 10:22 minutos para terminar el partido.

De inmediato, Darius Jennings retornó 94 yardas el kick para acercar 24-17 a los Titans. Tannehill completó 20 de 28 pases para 230 yardas y dos touchdowns y dos intercepciones.

Jones, por su parte, interceptó dos veces a los Titans, y la segunda devolvió el ovoide 54 yardas. Gracias a esta gran jugada, Jason Sanders anotó un gol de campo de 30 yardas para poner la pizarra 27-17. A 11 segundos del final, con un gol de campo de 53 yardas de Succop, de los Titans, cerró la pizarra 27-20 a favor de los Dolphins.

  Comentarios