Football

Los Dolphins quedan eliminados tras sufrir horribles zarpazos de los Jaguars

El quarterback de los Dolphins Ryan Tannehill (17) es derribado por el defensive end de los Jaguars Calais Campbell (93) este domingo en el Hard Rock Stadium.
El quarterback de los Dolphins Ryan Tannehill (17) es derribado por el defensive end de los Jaguars Calais Campbell (93) este domingo en el Hard Rock Stadium. adiaz@miamiherald.com

En una de sus actuaciones más horribles como locales, los Dolphins cayeron 17-7 ante los Jaguars de Jacksonville, en su último partido de la temporada en casa, y quedaron eliminados de los playoffs de la NFL.

Una intercepción de Telvin Smith Sr a Ryan Tannehill y el retorno del ovoide 34 yardas a pocos minutos del final sentenciaron el destino del equipo de Miami, la tarde del domingo en el Hard Rock Stadium ante 65,798 espectadores, a falta de una jornada para el cierre de la campaña regular.

“Debí haber pensado mejor el pase”, se lamentó Tannehill al final del encuentro. “Tengo que ser más inteligente. Cada uno de nosotros debe ser más limpio en su posición, empezando conmigo”.

Los Dolphins (7-8) ganaron seis de sus ocho partidos en casa y solo perdieron contra los Lions de Detroit y los Jaguars (5-10). Si hubiesen mantenido imbatido su fortín, en estos momentos estarían luchando por ingresar a los playoffs.

“Pusimos mucho trabajo durante todo el año para llegar a los playoffs”, dijo el veterano safety Reshad Jones. “No haberlo conseguido es un golpe muy duro para nosotros”.

En efecto, no lo hicieron, y una de las razones es que como visitantes solo ganaron uno de siete partidos. Con ese desbalance no se puede aspirar a nada importante en la NFL.

Lo más frustrante, sin embargo, es que con su destino pendiente de un hilo, los Dolphins jugaron mal contra los Jaguars en los tres lados de la pelota.

“Tenemos que ser más consistentes”, explicó Cameron Wake. “No se pude brillar un partido y desaparecer en el otro. Por eso quedamos en esta situación”.

En su tercer año al frente del equipo, el entrenador Adam Gase no ha encontrado la fórmula para que su escuadra funcione y produzca.

Eso, sin duda, pone en el aire su puesto y no sabemos si en el 2019, el último año de su contrato, seguirá en el equipo.

“No hicimos un buen trabajo, jugamos mal el domingo”, admitió el coach. “Todavia no pienso en la próxima temporada, apenas hemos terminado con esta”.

Gase ha hecho todos los méritos como para que se le haga una evaluación seria para determinar si es conveniente darle una temporada más de oportunidad.

Hasta ahora, sus resultados han sido mediocres: una temporada ganada, una perdida y otra, en el mejor de los caso, empatada; 23 partidos ganados y 24 perdidos.

La ofensiva de los Dolphins empezó con muchos bríos la tarde del domingo y fue coronada con un pase de touchdown de cuatro yardas de Tannehill a Brandon Bolden.

De inmediato respondieron los Jaguars, quienes aprovecharon la colaboración de una porosa defensiva de los Dolphins, para que Leonard Fournette anotara con una corrida de una yarda.

Luego la defensiva del conjunto local elevó su juego y contuvo a los visitantes, pero la fatalidad era que los Dolphins eran nulos en ataque. Así, con el avance de los minutos fueron desvaneciéndose las posibilidades de subir puntos a la pizarra.

Kai Forbath había anotado un gol de campo de 26 yardas para poner la cuenta 10-7 a favor de los Jaguars, a los 4:04 minutos del cuarto periodo.

Tannehill completó 15 de 22 pases para 146 yardas, un touchdown, una intercepción y dos derribos.

“Hoy [domingo] no fue un buen día para Tannehill”, se sinceró Gase. “Hubiese querido que jugara mejor. Hay partidos que ha jugado muy bien y otros no. Y esa es mi responsabilidad tanto como la de el. Tengo que hacer un mejor trabajo para asegurarme que haga las cosas correctamente en el momento preciso”.

  Comentarios