Football

Arreglar su desastrosa defensa: máxima prioridad para el próximo entrenador de los Dolphins

El quarterback de los Bears Mitchell Trubisky es derribado por el defensive tackle de los Dolphins Vincent Taylor (#96), en el partido celebrado el 14 de octubre de 2018 en el Hard Rock Stadium de Miami Gardens, Florida.
El quarterback de los Bears Mitchell Trubisky es derribado por el defensive tackle de los Dolphins Vincent Taylor (#96), en el partido celebrado el 14 de octubre de 2018 en el Hard Rock Stadium de Miami Gardens, Florida. dsantiago@miamiherald.com

La prioridad número uno para quien sea el próximo entrenador de los Dolphins es definir la posición de quarterback, ya sea a través del draft de este año o el próximo.

Pero la 1A es arreglar una defensa que nunca ha sido peor.

En esta temporada de 2018 los Dolphins permitieron 6,257 yardas, la mayor cantidad en la historia de la franquicia, y 433 puntos, cuatro menos que el récord del equipo, establecido en el 2007.

“Con el talento que tenemos esas estadísticas son muy sorprendentes’’, expresó el defensive end de Miami Dolphins, Andre Branch.

“Tenemos que mirarnos en el espejo. Todos, de arriba hacia abajo. Al final del día solo debes esforzarte por mejorar. Si obtienes algo peor que esto entonces estás en el fondo”.

Matt Burke, el arquitecto de este desastre, todavía tenía trabajo hasta el martes. Pero eso parece un mero tecnicismo. Quienquiera que reemplace a Adam Gase, y ahora hay al menos seis candidatos, incluido el coordinador especial de los Dolphins, Darren Rizzi, tendrá el derecho de despedir a Burke, y seguramente lo hará.

Pero esa es la parte fácil.

La parte difícil es echar un vistazo largo a la lista de jugadores de Miami y determinar quién encaja en el nuevo esquema, cualquiera que sea ese esquema.

Los Dolphins, que permitieron 30 o más puntos siete veces y 400 yardas o más nueve veces esta temporada, necesitarán al menos dos (y probablemente tres) defensive linemen de calibre, un linebacker de cobertura y un cornerback decente para comenzar frente a Xavien Howard.

Se debe hacer enfasis también en la búsqueda de jugadores que pongan presión al quarterback rival después de que el equipo haya contabilizado solo 31 derribos, la cuarta cifra menor en la temporada.

Cameron Wake es un agente libre y se le deben $11.8 millones a Robert Quinn. Es difícil ver cómo encajan las visiones a corto o largo plazo del dueño Stephen Ross y el gerente general Chris Grier.

Viene una reconstrucción con jóvenes que serán valorados por encima de la experiencia.

“Creo que a medida que construimos esta lista tenemos a atletas jóvenes con algunos jugadores que serán clave, pero la vamos a construir de la manera correcta, con gente nueva que quiera ganar y creando una actitud ganadora”, expresó Ross el lunes.

Uno podría pensar que los Dolphins también se desprenderían del safety Reshad Jones si fuera posible.

Su contrato probablemente lo hace imposible. Suponiendo que corten lazos con el quarterback Ryan Tannehill, Jones, quien cumplirá 31 años el próximo mes, será el jugador mejor pagado del equipo.

Se le deben $13 millones y la gran mayoría del dinero está garantizada.

Branch (ganaría $6.9 millones en 2019) y el linebacker Kiko Alonso ($6.5 millones) también están en riesgo.

Por el contrario, el núcleo del equipo serán jugadores prometedores como Howard, Minkah Fitzpatrick, Jerome Baker y Vincent Taylor.

Y si los Dolphins pueden obtener cualquier producción de Charles Harris, mucho mejor.

Como Ross sugirió, no espere que los Dolphins vayan en la agencia libre por nadie que tenga cerca de 30 años. Por supuesto se harán fichajes específicos, pero Grier buscará jugadores que puedan ayudar a los Dolphins durante cuatro años y no cuatro meses.

Por supuesto Miami necesita encontrar jugadores que se ajusten al esquema de su cuerpo técnico. Y como sugiere la lista de candidatos a entrenadores de los Dolphins, Grier está abierto a casi cualquier cosa.

  Comentarios