Football

¿Qué deben aprender los Dolphins de los cuatro equipos que buscan el pase al Super Bowl?

El quarterback de los Chiefs Patrick Mahomes celebra tras la victoria de su equipo ante los Colts en el playoff divisional de la NFL, el 12 de enero de 2019 en Kansas City.
El quarterback de los Chiefs Patrick Mahomes celebra tras la victoria de su equipo ante los Colts en el playoff divisional de la NFL, el 12 de enero de 2019 en Kansas City. TNS

Escondido en la historia estadounidense de los años sesenta, donde la presencia de los Beatles en el show de Ed Sullivan y la llegada de Neil Armstrong a la luna marcaron la pauta, surgió algo en los deportes llamado Super Bowl. El juego por el campeonato de la NFL tomó ese nombre hace tan solo 53 años.

Ahora, por primera vez desde entonces, los cuatro finalistas para levantar el título del football profesional de Estados Unidos tienen algo en común que aunque sea difícil de creer nunca antes ha sucedido.

Esto podría ser solo una anomalía matemática. Podría ser pura coincidencia. Pero en cambio se siente más como una confirmación, como una prueba de una innegable tendencia en este deporte.

Y esto es algo que los Dolphins de Miami deberían tener en cuenta ahora que continúan con su misión de salir de casi 20 años de irrelevancia nacional y tratar de encontrar una senda triunfal que le devuelva su otrora orgullo.

¿Ese viejo axioma de que la defensa gana campeonatos? Se ha roto como una reliquia polvorienta caída de un estante.

La ofensiva gana campeonatos ahora con grandes quarterbacks, con jugadores dinámicos y muchos puntos. Detener al jugador contrario está bien, pero ser el equipo que tu rival no puede parar es aún mejor.

Así que vemos ante nosotros la validación en esta historia en los cuatro finalistas de la NFL.

Esta es la primera vez en la era del Super Bowl que los partidos por el Campeonato de la Conferencia Americana (AFC) y la Conferencia Nacional (NFC) presentan a los cuatro mejores equipos ofensivos en la liga.

Los Chiefs de Kansas City Chiefs promedian 35.3 puntos, los Rams de Los Angeles 32.9, los Saints de New Orleans 31.5 y los Patriots de New England 27.3.

Pobrecitos los Patriots que solo tienen 27.3, ¿verdad? ¿Sabes la última vez que los Dolphins promediaron tantos puntos? Fue en 1984, el año en que un jugador de segundo año llamado Dan Marino batia récords en la NFL, incluyendo 48 pases de touchdown y 5,084 yardas.


Eso es justo lo que hizo esta temporada el joven Patrick Mahomes con los Chiefs (50 touchdowns, 5,097 yardas) que lo convirtió en el quarterback más emocionante que la liga ha visto desde aquel muchacho que usaba el número 13 con el uniforme de Miami.

Puede sonar gracioso, pero no creo que lo sea del todo. Los fanáticos de los Dolphins han pasado años esperando que la era de Tom Brady en Nueva Inglaterra finalmente desaparezca y soñando que con su jubilación Miami pueda ascender otra vez y coronarse en la AFC.

Ahora, con Brady aún desafiando el tiempo a los 41 años, parece que llega una nueva era con Mahomes, que lo podría convertir en el nuevo jefe de la AFC con unos Dolphins girando a su alrededor.


Los rivales de los Chiefs se han pasado toda la temporada tratando de detener a Mahomes y han fallado, aunque algunos han descubierto una manera de frenarlo al comprobar que la única debilidad real del ataque en su juego es su propia defensa.

Drew Brees en Nueva Orleans y Jared Goff en los Rams también sufren los retos de sus oponentes con defensas intermedias o peores en términos de puntos permitidos.

Solo los Patriots de Brady (ocupan el séptimo lugar en puntos permitidos) es estadísticamente mejor que el promedio.

Estos cuatro equipos que buscan un lugar en el Super Bowl son la prueba de que una gran ofensiva puede superar una defensa menos que excelente.


Para cuantificar eso, los Saints, Chiefs, Rams y Pats superaron a sus rivales con una combinación de 549 puntos que los clasificó primero, segundo, tercero y quinto en puntos diferenciales.

Esto nos lleva de nuevo al objetivo de los Dolphins en su búsqueda de un nuevo entrenador y un nuevo reinicio.

El nuevo entrenador en jefe, Brian Flores, de los Patriots, es el coach de los linebackers y un hombre con vocación defensiva.

La mayoría de los equipos que buscaban entrenador llenaron las vacantes con coaches ofensivos, aunque es difícil que no les guste la contratación pendiente de Flores.


Flores es un protegido de Bill Belichick y tal vez un poco de genio haya caído sobre él.

Y tiene algo de talento para trabajar con Miami comenzando con Xavien Howard y con la primera selección del draft del año pasado, Minkah Fitzpatrick.

  Comentarios