Football

¿Traer un nuevo quarterback puede ser bueno o malo para los Dolphins?

El quarterback de los Dolphins Ryan Tannehill planea una jugada en un partido contra los Patriots, el 9 de diciembre de 2018 en el Hard Rock Stadium de Miami Gardens, Florida.
El quarterback de los Dolphins Ryan Tannehill planea una jugada en un partido contra los Patriots, el 9 de diciembre de 2018 en el Hard Rock Stadium de Miami Gardens, Florida. dsantiago@miamiherald.com

Pocos minutos después de que el entrenador en jefe de los Eagles de Filadelfia, Doug Pederson, expresara a los reporteros que Carson Wentz sería el quarterback titular para la próxima temporada comenzó la especulación de que Nick Foles iría a un nuevo equipo.

En la campaña Foles guió a los Eagles a hilvanar un récord de 5-2, incluyendo una victoria en los playoffs, antes de que el cuento de hadas terminara con una derrota ante los Saints en el partido divisional el pasado domingo.

Foles reemplazó a un Wentz lesionado y encaminó a los Eagles a los playoffs cuando parecía que no iban en esa dirección.

También fue el héroe para conseguir un título de Super Bowl cuando muchos pensaron que Filadelfia no tenía posibilidad de alcanzarlo hace un año.

“Carson es nuestro quarterback del futuro”, comentó Pederson a los periodistas en su conferencia de prensa de fin de temporada.

“Y en el caso de Nick, escuchen, nos encantaría tener a todos los jugadores de vuelta en nuestra nómina. Pero como he dicho muchas, muchas veces, no se trata de un solo hombre. Se trata del equipo. Vamos a hacer lo mejor para el equipo’’.

Esto sugiere que Foles continuará en la agencia libre en esta temporada baja.

Foles tiene una opción del equipo de $20 millones y es poco probable que los Eagles paguen eso, lo que lo convertiría en un agente libre.

Pero incluso si Filadelfia presciende de sus servicios, Foles puede conseguir una compensación de $2 millones y convertirse en agente libre.

Y en la agencia libre, es probable que multiplique esa inversión de $2 millones.

Porque casi seguro se convertirá en el quarterback titular de algún equipo.


Permítanme repetir esto: este el hombre que llevó a los Eagles a una victoria en el Super Bowl la pasada contienda y completó el 72.3 por ciento de sus pases en cinco aperturas como regular esta campaña y podría estar disponible para ser el quarterback titular de algún club esta temporada baja.

Así que, por supuesto, los fanáticos de Miami piensan que los Dolphins pueden ser ese equipo.

Algunos sitios especializados en apuestas en internet también lo creen porque a las pocas horas del anuncio de Pederson, BetDSI.eu convirtió a los Dolphins en el lugar de aterrizaje favorito de Foles.


Ah, sí, también tenían a los Dolphins como un posible lugar para Joe Flacco y Kyler Murray.

Y esto me provoca dolor de cabeza.

Porque no tiene sentido.

Tal vez recuerden que en agosto pasado informé que los Dolphins y Teddy Bridgewater tenían interés mutuo.

Se intercambiaron llamadas telefónicas porque Bridgewater es de Miami y a él le gusta la idea de regresar, mientras que a los Dolphins les encanta las habilidades de Bridgewater.


Pero el probable romance terminó cuando Miami se enteró del precio de venta del quarterback reserva de los Saints de New Orleans.

Entonces, si tu me hubieras preguntado hace un mes con quién me gustaría reemplazar a Ryan Tannehill como nuevo titular te habría dicho a Bridgewater.

Porque creo que tiene un techo que aún no ha alcanzado y que ha aprendido mucho de Drew Brees este año para agregar a sus ya considerables virtudes.

También hubiera dicho que el equipo necesitaba firmar a un jugador que eventualmente podría convertirse en titular porque con dos buenos quarterbacks en tu nómina, uno con más experiencia y otro más joven y mejorando sería un enfoque sólido para encontrar el hombre adecuado.


Pero las cosas han cambiado desde entonces.

El mes pasado, la idea era ganar en este 2019 por lo que estaba escribiendo sobre la posibilidad de ir por un buen quarterback para tratar de superar lo conseguido este año.

Ahora, los Dolphins tienen un “nuevo enfoque’’ que sugiere que podrían perder más partidos buscando alcanzar un buen puesto para el próximo draft de la NFL.

Y con este supuesto cambio de dirección de repente es una mala idea ir por Foles.


Y por Flacco. Y también por Bridgewater.

Porque es probable que estos tres jugadores no estén listos para llevar a los Dolphins a pelear por el Super Bowl. Pero probablemente sí sean capaces de levantar el ánimo de los Dolphins y alcanzar entre seis y 10 victorias.

Y aquí viene una frase que suena realmente extraña: los Dolphins preferirían ganar menos juegos en este 2019.

No lo admitirán. El nuevo entrenador a la espera de su anuncio, Brian Flores, puede dejar de lado esa idea cuando tome las riendas del equipo. El gerente general Chris Grier no lo dirá.

Pero el dueño Stephen Ross ya más o menos lo dejó saber a todos.

“Si miras hacia atrás, mira lo que hemos hecho todos los años desde que estoy aquí”, señaló Ross.

“Si seguimos haciendo lo mismo, ¿dónde vamos a estar? Estaremos en cualquier lugar con marca entre 6-10 o 10-6. Eso no es lo suficientemente bueno’’.

Entonces agregar a esos quarterbacks sería una idea terrible. Porque podrían ser algo sólidos.

O peor que eso ... podrían ser algo buenos.

Los Dolphins han tenido una buena relación con Tannehill y no han ido a ninguna parte.

Así que Tannehill no estará con los Dolphins en 2019 como informé a finales de diciembre.

Parecen venir tiempos donde lo bueno puede considerarse malo y lo malo podría ser bueno, pero aquí estamos. Nueve o 10 victorias pudieran ser malas.

¡Pero cuatro victorias pudieran ser buenas!

Cuatro triunfos en 2019 podrían poner a los Dolphins en una posición para obtener ese deseado gran quarterback en 2020, mientras que 10 victorias lo colocarían en la misma posición en la que hemos visto a Miami durante más de dos décadas.

Entonces, ¿qué pasa con los quarterbacks de Miami en la próxima temporada?

Por ahora Luke Falk está firmado.

  Comentarios