Football

Wilson se queda en Seattle, será el mejor pagado en la NFL

ARCHIVO - En esta foto del 27 de enero de 2019, el quarterback Russell Wilson de los Seahawks de Seattle durante el Pro Bowl en Orlando, Florida.
ARCHIVO - En esta foto del 27 de enero de 2019, el quarterback Russell Wilson de los Seahawks de Seattle durante el Pro Bowl en Orlando, Florida. Foto: AP

Mediante un video de 15 segundos, publicado en las redes sociales poco después de la medianoche, Russell Wilson sepultó cualquier especulación sobre su futuro a largo plazo.

No quiere jugar en otro lado ni lo hará. No habrá intentos por seducirlo para que se mude a un mercado más grande.

“Seattle, tenemos un acuerdo”, dijo Wilson en el video, difundido el martes por la madrugada.

Ésas eran las palabras que los seguidores de los Seahawks aguardaban escuchar desde enero, cuando Seattle fue eliminado por Dallas en los playoffs. El acuerdo parecía cada vez menos probable, a medida que se acercaba el plazo impuesto por Wilson.

Pero llegó, y Wilson es ahora el jugador mejor remunerado de la NFL.

Se trata de una extensión de contrato por cuatro años que le pagará 140 millones de dólares. El nuevo acuerdo llega hasta el final de la campaña del 2023 e incluye una bonificación por firma de 65 millones de dólares y 107 millones en dinero garantizado.

El contrato actual de Wilson — 87,6 millones por cuatro años — expiraba al final de la próxima campaña.

"El objetivo y la esperanza de Russell eran que iba a continuar su carrera con los Seahawks y continuar trayendo campeonatos a la ciudad”, dijo a The Associated Press su agente Mark Rodgers. “Piensa que aún quedan cosas por hacer y está deseoso de proceder sin tener que preocuparse por contratos y su futuro”.

El promedio de Wilson de 35 millones por año supera el salario anual promedio de 33,5 millones del también mariscal de campo Aaron Rodgers como parte de su extensión de contrato de 134 millones firmada el año pasado con los Packers de Green Bay.

Además, la bonificación por la firma y el dinero garantizado son las mayores cifras en la historia de la NFL. Y Seattle accedió a una cláusula que impide ceder al jugador en canje.

“Russ ha sido uno de los factores principales de todo lo que ha ocurrido, y esto nos permite seguir en camino para encontrar la consistencia”, manifestó el entrenador de los Seahawks, Pete Carroll, en un comunicado del equipo que confirmó el acuerdo. “Russell es un jugador y un competidor único. Es rara la forma en que se vincula constantemente con el el deseo de competir y pelear. Mantener ese factor como parte de nuestro programa es algo realmente positivo para nuestros fanáticos y para todos. Todos tenemos suerte de que esto ocurra”.

Wilson, de 30 años, había fijado un plazo hasta la medianoche para un nuevo acuerdo con Seattle. Quería certeza sobre su contrato antes de arrancar los programas de entrenamientos de pretemporada del equipo, que comenzaron el lunes. Wilson se presentó el primer día y para el final de la noche estaba colocando el video con su esposa Ciara anunciando el acuerdo.

El anuncio pone fin a los debates sobre el futuro de Wilson en Seattle, aunque no pareció haber muchas dudas de que seguiría con el equipo por un buen tiempo. Los Seahawks tenían cierto control al saber que casi seguramente tendrían al menos tres campañas más con su estelar quarterback.

Incluso si jugaba hasta la expiración de su actual contrato en 2019, Seattle podía designarlo jugador de franquicia si era necesario para mantenerle bajo contrato hasta 2021 a un precio razonable.

Pero la extensión le permite a Seattle planificar su presupuesto sabiendo cómo maniobrar con la masiva paga de Wilson en los próximos años y armar un equipo contendiente para respaldarlo.

El cinco veces seleccionado al Pro Bowl viene de la que fue probablemente su mejor campaña. Pese a estar en una total reconstrucción, Seattle se clasificó sorpresivamente a los playoffs, con una marca de 10-6.

Los Seahawks regresaron a una ofensiva basada en el ataque terrestre y en el excepcional rendimiento de Wilson cuando tenía que lanzar pases.

Wilson lanzó para 35 touchdowns y apenas siete intercepciones, ambos los mejores totales de su carrera. Intentó solamente 427 pases — su total más bajo desde su segunda campaña, cuando Seattle ganó el Super Bowl — pero su eficiencia fue la mejor, con un rating de 110,9.

  Comentarios