Football

Posible salida de jugador de Dolphins causaría fuerte impacto en los aficionados de Cuba y Colombia

Kiko Alonso (47), ovoide en mano, conversa con el linebacker de los Dolphins Jerome Baker (55) este 26 de agosto en una práctica del equipo en Davie.
Kiko Alonso (47), ovoide en mano, conversa con el linebacker de los Dolphins Jerome Baker (55) este 26 de agosto en una práctica del equipo en Davie. ctrainor@miamiherald.com

No hay nada en concreto. Por ahora son puras especulaciones y todo puede suceder, pero cuando el río suena…

Al parecer el cubano-colombiano de los Dolphins de Miami Kiko Alonso pudiera quedar fuera del roster de 53 jugadores del equipo de football de Miami, según la opinión de varios expertos de la NFL.

El salario del linebacker y el cambio de filosofía del nuevo entrenador de los Dolphins conspiran en su contra y solo la necesidad de mantener un puntal en defensa podría salvarle.


Aunque el salario de Alonso en el 2019 de $6.5 millones no es excesivamente alto sí tiene algo de peso en el equipo.

Flores prefiere una nueva estrategia reduciendo los linebackers de tres a dos, sin Alonso, apostando por los jóvenes Sam Eguavoen, de primer año, y Jerome Baker, de segundo, quienes, a diferencia de Alonso, también se pueden usar en situaciones de pases.

Eguavoen ganará esta temporada solo $485,000 y Baker $654,000, lo cual es un ahorro significativo para los Dolphins.


Sin embargo, Alonso, de 29 años, lideró en el 2018 a su equipo con 129 tacleadas, la segunda mejor de su carrera en la NFL, donde también registró el mayor número de intercepciones con tres, fumbles con tres y pases defendidos con seis, jugando como titular los 15 partidos en que participó.

Se habla que Miami ha puesto a la exestrella de los Duck de Oregón como disponible para ser cambiado, pero muchos equipos seguramente prefieren que lo “corten” para así poder tomarlo sin tener que dar ningún activo a cambio.

Alonso no ha jugado durante esta pretemporada a consecuencia de una lesión no revelada y está por ver si participará este 29 de agosto a las 8 p.m. ante los Saints en New Orleans.


El domingo los Dolphins sorprendieron al dejar libre al safety TJ McDonald’s mandando un claro mensaje a los más veteranos como Alonso o Kenny Stills, quien no ha rendido al nivel esperado y ha causado cierta polémica por sus protestas raciales.

“Creo que cada jugador necesita concentrarse hoy”, dijo Flores, como diciendo nadie tiene nada garantizado. “Al final del día, simplemente [McDonald’s] no encaja bien”.

Stills, quien se arrodilla durante el himno nacional y critica a Jay-Z por unirse a la NFL y al dueño de los Dolphins por organizar una recaudación de fondos para el presidente Donald Trump, fue retado por el entrenador Flores, quien le puso ocho canciones de Jay-Z en una práctica al tiempo que le invitaba a superarse.

“Creo que ha respondido bien. Creo que ha practicado bien”, dijo Flores. “Creo que es un tipo que tiene dureza mental y trabaja duro. El juego es importante para él”.


En cuanto a Kiko los aficionados locales, principalmente las grandes colonias de cubanos y colombianos de Miami, esperan verle jugar su séptima temporada en la NFL con los Dolphins.

El natural de Massachusetts de padre cubano (Carlos) y madre colombiana (Mónica) llegó a la NFL en el 2013, donde tuvo su mejor año con los Bills y luego de recuperarse de una grave lesión de ligamento cruzado tuvo en el 2018 su segunda mejor temporada.

No abundan los jugadores de sangre latinoamericana en la NFL, lo curioso es que ahora otro descendiente de hispanos, el coach Flores, de padres hondureños (Raúl y María), sea el que tenga en sus manos el futuro de Alonso.

Pedro González es un experimentado reportero que hace 15 años cubre al Heat de Miami, la NBA, el Open de Miami, el judo y todo el fútbol, tanto local como internacional.
  Comentarios