Football

Los Dolphins hacen el ridículo ante los Ravens en el inicio de la temporada

Los Dolphins de Miami abrieron la temporada este domingo 8 de septiembre jugando en casa, el Hard Rock Stadium, enfrentando a los Ravens de Baltimore con un signo de interrogación pendiendo de su cabeza, pero pronto la incógnita se despejó.

En un partido que se fue de un solo lado desde el mismo inicio, los Ravens aplastaron 59-10 a los Dolphins para romper la marca de puntos permitidos por el equipo de Miami en temporada regular, que databa del 21 de septiembre de 1986 cuando cayeron 51-45 ante los Jets en tiempo extra.

La mayor diferencia de puntos en la historia de la franquicia sucedió el 15 de enero del 2000 cuando fueron derrotados en los playoffs 62-7 ante los Jaguars en Jacksonville.

Ya en el medio tiempo 42-3 se había hecho añicos el récord de más puntos permitidos.

Los Dolphins parecieron un equipo amateur ante los profesionales de Baltimore, consiguiendo lo imposible: que sus incondicionales abandonaran el estadio ante tamaña humillación.

El partido fue el preludio de lo que podría ser esta temporada para la escuadra de Miami, ya se sabe que la ofensiva es mala, pero la defensa es un verdadero coladero. No hay por donde agarrar y verdaderamente es algo frustrante. No hay ataque, pero mucho menos defensa.

Cierto es que los Ravens son más equipo. En el 2017 terminaron con 10-6, mientras los Dolphins se iban con 7-9, pero lo ocurrido este domingo no se puede permitir.

El entrenador de Miami Brian Flores está reconstruyendo el equipo, pero si no cambia pronto la dinámica, además de quedarse sin equipo se quedará sin aficionados.

“Todo comienza conmigo. Tenemos un largo camino por recorrer”, dijo Flores. “Tenemos a los muchachos que tenemos y estaremos mejor la próxima semana”.

Una paliza así no se aguanta todos los días. Basta con decir que el pateador de los Ravens (11/11) hizo más puntos que todo el equipo de los Dolphins (10), que no tiene por donde agarrarlo y que extraña demasiado a Kiko Alonso.

Juego

Al terminar el primer cuarto 21-0 todo estaba decidido. El quarterback de los Ravens Lamar Jackson tenía 163 yardas, el wide receiver Marquise Brown 144 y el running back Mark Ingram 7. Mientras el QB de los Dophins Ryan Fitzpatrick, quien jugó tres cuartos, apenas 57.

“Nunca es bueno cuando te avergüenzas así”, dijo Fitz.

Tras la patada inicial de Jason Sanders, Ingran, el RB de los Ravens, avanzó 49 yardas y poco después, cuando aún no habían transcurridos los primeros cinco minutos, el propio Ingram completó el TD y Justin Tucker pateó entre los tres palos para poner delante a los Ravens 7-0.

El posterior ataque de los Dolphins terminó en nada, cuando un pase del quarterback de Miami Ryan Fitzpatrick fue interceptado.

En la siguiente jugada Marquise Brown recibió un pase de su QB Lamar Jackson y corrió 47 yardas para un nuevo TD, luego Tucker no falló. Solo habían transcurrido 8:37 y el marcador ya era 14-0 favorable a los Ravens.

Con el reloj marcando 4:17 para el final del primer cuarto llegó el 21-0. Jackson volvió conectar con Brown, ahora con un pase largo detrás de la defensa de Miami y el WR dejó detrás a todos para ampliar el marcador. Peor no se podía empezar.

Nada más comenzar el segundo (13:49’), Jackson lanzó un pase de 33 yardas al WR Willie Snead para TD y poner el juego 27-0.

Fitzpatrick sacó el mosquete con un pase de 49 yardas a DeVante Parker en la mejor jugada de los Dolphins, el gol de campo de 54 yardas de Sanders (10:38’) dieron los primeros tres puntos a Miami (28-3).

Con 8:24’ en la pizarra, la patada de retorno de Baltimore se le cayó al recibidor de los Dolphins Jakeem Grant y perdió el ovoide a menos de 10 yardas de la zona de anotación, lo demás fue fácil y los Ravens ponían el marcador a su favor 35-3.

Pero esto no quedaba ahí. Anthony Levine se escapó 60 yardas, Ingram completó el trabajo y faltando 1:42 para el medio tiempo los Ravens ya ganaban 42-3. Una vergüenza.

Al final de segundo, a solo 13 segundos de irse al descanso, el quarterback Fitzpatrick por fin completó un buen avance con un pase de touchdown al novato Preston Williams y acto seguido Sanders marcó su punto para terminar la primera parte con el marcador 42-10 favorable a los Ravens.

Con el partido decidido, los Dolphins aguantaron mejor al inicio del tercero, Jackson primero con un pase largo y luego con uno corto al fullback Patrick Ricard completó el TD y los Ravens ya ganaban 49-10. Al final del cuarto un gol de campo de Tucker amplió 52-10 el marcador.

Jackson, con cinco pases de TD en tres cuartos en Miami, igualó la marca de cinco TD en toda la pasada temporada regular.

El QB de Miami Josh Rose entró por Fitzpatrick con el juego ya decidido.

“Fitz hizo bien al tratar de mover esta ofensiva y comenzará la próxima semana”, comentó el entrenador. “Quería poner a Rosen allí y conseguirle algo de trabajo”.

En el último cuarto (9:24’) el equipo de Baltimore amplió la diferencia 59-10, cuando el QB suplente Robert Griffin le dio un pase de tres yardas al TE Mark Andrews, con su consecuente punto extra de Tucker que de este modo llegaba a 11 puntos, más que los anotados por los Dolphins.

Peor no se pudo terminar.

Pedro González es un experimentado reportero que hace 15 años cubre al Heat de Miami, la NBA, el Open de Miami, el judo y todo el fútbol, tanto local como internacional.
  Comentarios