Football

Luego del penoso debut, entrenador de Dolphins revela estrategia para contener a los Patriots

El entrenador de los Dolphins Brian Flores en su debut ante los Ravens el 8 de septiembre del 2019 en el Hard Rock Stadium.
El entrenador de los Dolphins Brian Flores en su debut ante los Ravens el 8 de septiembre del 2019 en el Hard Rock Stadium. ctrainor@miamiherald.com

Después de la aplastante derrota del pasado domingo de los Dolphins a manos de los Ravens en el Hard Rock Stadium, el comentario popular es que no esperaban otra cosa.

El público es sabio y sabe que después de haber desmantelado el equipo va a ser muy difícil ganar un partido esta temporada, lo que si nada esperaba es que fuesen humillados con un 59-10, el peor marcador de toda su historia en temporada regular.

La próxima parada es ante los Patriots de Tom Brady, actuales campeones de la NFL, este domingo en el Hard Rock Stadium (1 p.m.) y la pregunta no es si van o no a perder, sino por cuánto van a perder. Aunque ya ha vistos sus errores y buscará dar la sorpresa ante sus rivales de división.

Aunque si un QB del montón como Lamar Jackson consiguió cinco touchdowns, ¿cuántos no conseguirá Brady?.

Fue una pena que fuese precisamente en el debut del entrenador Brian Flores, que seguramente lo recordará para siempre, sobre todo el día que los Dolphins vuelvan a clasificar a los playoffs cuando finalice este proceso de reconstrucción.

“Tenemos un largo camino y mucho por hacer”, dijo Flores. “Lo bueno es que nosotros tenemos prácticas esta semana y tenemos la oportunidad de mejorar. Esa es nuestra meta y eso es lo que nosotros vamos a tratar de hacer”.

Y es que tal como se ha visto el equipo de Miami tiene todo a favor para perder todos los partidos y asegurar el primer lugar del Draft 2020 y por fin tener a un quarterback de elite, después de ver desfilar a 20 jugadores en ese puesto desde el retiro de Dan Marino en 1999.

El elegido sería el QB de Alabama Tua Tagovailoa, al que se le pronostica un gran futuro, junto a otras selecciones de primera y segunda ronda que posee el equipo de Miami.

Queda por ver quiénes se quedan de estos 53, ya que tras la derrota el único que se salva es el pateador Jason Sanders, que convirtió sus dos lanzamientos, incluyendo un kilométrico gol de campo de 54 yardas.

Dejarse ganar es una buena estrategia a la larga, pero es muy duro perder así.


De momento lo que más preocupa es la débil línea defensiva, que permitió nada menos que 643 yardas y 59 puntos (42 en la primera mitad), todos récords negativos para la franquicia.

Nada funcionó en defensa. Ni pudieron parar a Jackson ni a los corredores, quienes completaron prácticamente sin oposición 265 yardas.

Esta semana los Dolphins se están empleando a fondo tratando de reparar su defensa., aunque parar a Brady es casi una misión imposible.

“Comienza con la comunicación, identificando dónde se encuentran y alineándose. Luego hay que vencer los bloqueos y taclear, lo primero es taclear”, comentó Flores el miércoles. “Hubo muchos metros tras el contacto. Es algo que hemos insistido y la esperanza es mejorar”.


Aunque igual muy poco ayudó el ataque que apenas tuvo el balón en su poder, avanzando apenas 21 yardas por tierra y completando solo 15 de los 32 pases.

El quarterback de los Dolphins Ryan Fitzpatrick, a pesar de que fue interceptado y tuvo poca protección, no estuvo tan mal al lanzar para 185 yardas y conseguir un touchdown, mostrando un buen mosquete en dos pases profundos.

Flores, quien puso en el último cuarto al Josh Rosen con el juego decidido, ratificó a Fitzpatrick como el QB titular ante New England y se espera que los corredores colaboren con más de 12 acarreos.

Y es que aunque los Patriots son temibles no debe haber algo peor que lo ocurrido a los Dolphins en su debut y tras una semana muy larga se espera una notable mejoría, al menos para no volver a hacer el ridículo.

Flores ya ha comprobado que no tiene un buen equipo, tal vez el peor, y que no solo tiene que hacer ajustes sino que tendrá que hacer algunos cambios en todas las líneas ante su exequipo.

Lo bueno de todo esto es que solo fue un partido. Lo que hay que hacer es aprender y pronto pasar página pues el siguiente domingo hay una nueva oportunidad de cambiar la imagen.

Pedro González es un experimentado reportero que hace 15 años cubre al Heat de Miami, la NBA, el Open de Miami, el judo y todo el fútbol, tanto local como internacional.
  Comentarios