Football

Los Dolphins no se obsesionan con el intocable Tom Brady, saben que todos los Patriots son matadores

El tackle de los Dolphins D’Marcus Webb (61) y el guard Danny Isidora durante un entrenamiento con el equipo el jueves 12 de septiembre de 2019 en Davie, Florida.
El tackle de los Dolphins D’Marcus Webb (61) y el guard Danny Isidora durante un entrenamiento con el equipo el jueves 12 de septiembre de 2019 en Davie, Florida. ctrainor@miamiherald.com

Tom Brady no será la obsesión de los Dolphins en el choque contra los Patriots, el domingo (1 p.m. TV: CBS) en el Hard Rock Stadium. El problema del equipo de Miami serán todos los demás integrantes del campeón defensor del Super Bowl.

La máquina de Nueva Inglaterra viene de ganar 33-3 a los Steelers de Pittsburgh y demostró en su propia cancha que es el mismo equipo potente, variado y ganador de las últimas dos décadas.

“Tom Brady mantiene su gran brazo, pero hay un montón de cosas más que hacen los Patriots con Phillip Dorsett, Josh Gordon y ahora con Antonio Brown”, dijo Xavien Howard, quien el 9 de mayo pasado firmó una extensión con los Dolphins por cinco años y $76.5 millones que lo convirtieron en el cornerback mejor pagado de la NFL.

“Además tienen un endemoniado cuerpo de running backs. Ellos hacen un montón de grandes cosas. Tenemos que estar preparados”.

La mejor manera de frenar el ataque de los Patriots es mantenerlos fuera de la cancha. Es decir, la ofensiva de los Dolphins tendrá que brindar una actuación espectacular y superar a la disciplinada defensa de Nueva Inglaterra.

“Lo más importante es comenzar fuerte, enfocarnos en defensa, ataque y equipos especiales”, comentó el defensive tackle Davon Godchaux. “Pero lo fundamental es que necesitamos empezar muy fuerte”.

La semana pasada, la defensiva de los Dolphins permitió 49 yardas en el primer ataque del partido, 21 puntos en el primer cuarto y terminaron con 42 en contra el segundo, para el mayor descalabro en temporada regular en la historia del equipo que nació en 1966. Los Ravens de Baltimore vencieron 59-10.

El entrenador de origen hondureño de los Dolphins Brian Flores apeló a la fórmula de la memoria corta luego del batacazo sufrido el domingo pasado y se ha preocupado en hacer un lavado de cerebro a sus jugadores para tratar de enfrentar con un hilo de esperanzas a quizás al mejor equipo en los 100 años de historia de la NFL.

“Tenemos que movernos hacia adelante”, sentenció Flores. “Hay que poner las energías y el esfuerzo hacia el próximo oponente, de lo contrario se pierde en preparación que vas a necesitar el siguiente domingo. Hacemos las correcciones de los errores, mejoramos y miramos adelante. Los cinco minutos que dedicas al partido pasado debes utilizarlos en alistarte para el que viene”.

Toda su carrera en la NFL, desde el 2004, la ha desarrollado Flores con los Patriots antes de firmar en febrero pasado con los Dolphins. Muchos piensan que el proyecto que tiene en Miami será una replica del que aprendió en Nueva Inglaterra.

“No es así”, aclaró Flores. “Tenemos jugadores diferentes y tratamos de construir a los Dolphins de Miami. Los Patriots tienen a sus jugadores, entrenadores, organización. Cada jugador es diferente, lo mismo que los entrenadores. Copiar a otro no funciona. Vamos a tener nuestra propia personalidad como equipo, nuestra propia cultura. Esa es la meta”.

Los Dolphins se desprendieron de sus estelares e iniciaron la formación de un equipo pensando en el futuro. Además de ello sufrieron en el debut la perdida del defensive end Jonathan Ledbetter y tuvieron que contratar de emergencia a Tank Carradine, quien había hecho la pretemporada con ellos. A la una de la madrugada del miércoles, Carradine aterrizaba en Miami y a las 5:30 a.m. ya estaba en Davie para iniciar las prácticas con el equipo.

“Tenemos un nuevo desafío, una oportunidad de redimirnos y demostrar que lo que ocurrió contra los Ravens fue un resbalón”, dijo Carradine. “Esos no éramos nosotros. Sabemos competir fuerte y vamos a demostrar que somos un buen equipo. El domingo tenemos que ser dominantes por tierra y disruptivos con el ataque áreo de los Patriots”.

Es posible que los Patriots incluyan al wide reciver recientemente contratado Brown, pero una acusación de haber violado a una de sus entrenadoras puso en duda su debut el domingo con los campeones. De todos modos, Brady tendrá a quién pasarle el ovoide, además cuenta con un sistema de protección único, nadie lo toca. Vamos a ver si los Dolphins son capaces de alcanzarlo.

  Comentarios