Football

Lo que tienen que hacer los Dolphins para no hacer más el ridículo

El entrenador de los Dolphins no tiene nada que perder (o ganar) esta temporada, tal vez por eso se empeña en mantener a Ryan Fitzpatrick como su quarterback.

Flores sabe que con Fitzpatrick el fracaso está asegurado y solo la presión popular podría hacer que cambie de planes para el próximo partido en Dallas.

“Ryan sigue siendo el titular. Evaluaremos las cosas en el transcurso de la semana, y en este momento, Ryan sigue siendo el titular”, dijo Flores tras el fracaso contra los Patriots. Regresaremos a trabajar mañana, haremos las correcciones y mejoraremos. Estos tipos trabajan duro, pusieron mucho trabajo y están decepcionados. Tenemos que jugar mejor’’.


Con Fitzpatrick al mando los Dolphins apenas avanzaron 89 yardas en tres cuartos, mientras que Josh Rosen en un solo cuarto avanzaron 97.

“En este momento, Fitz es el tipo, pero nuevamente cada semana los QB tendrán repeticiones”, declaró Flores “Es como cualquier posición en el campo, tienes que tener un suplente. Me gusta mucho Fitz”.

Aunque Flores le da un espaldarazo a Fitzpatrick no se debe pasar por alto en la frase las palabras ‘en este momento’ y ‘nuevamente’, que alimenta la esperanza que pronto cambie de opinión.

El equipo no solo tiene 0-2 sino que ha impuesto una marca negativa con 102-10 en los dos primeros juegos. Fitzpatrick es optimista y solo piensa en que hay que mejorar.

“Como quarterback todo va a caer sobre ti y es por eso que juego este puesto, quiero esa culpa”, expresó Fitzpatrick. “Sé que puedo salir y hacer un trabajo mucho mejor. Creo que en esta posición si sales y juegas mejor el equipo lo hace mejor, así que tengo que seguir tratando de dar lo mejor de mí”.


Josh Rosen volvió a ingresar en último cuarto intentó revertir la situación pero le faltó algo de tiempo. No es fácil ser el QB suplente y llegar con el juego perdido, con el equipo desmotivado.

“Solo quería entrar y dar algún tipo de aliento positivo. Me pusieron allí para tratar de lanzar touchdowns, así que eso es lo que intenté hacer”, comentó Rosen. “Todo es una experiencia de aprendizaje. Creo que tiré algunos buenos y otros malos. Vamos a ver el video”.

Rosen pasó un gran susto cuando recibió un fuerte golpe al final de su corrida y se torció el tobillo.

“Salí de los límites y mi pie quedó atrapado en esa pequeña área de lona. Fue tonto así que tengo que entender cuándo termina el down”, indicó el QB. “Los entrenadores me dijeron que me quedara abajo, luego salí un poco y tomé un par de segundos y regresé”.


Rose hace lo que le toca hasta que llegue su hora.

“No lo sé. Eso no depende de mí”, señaló. “Cada vez que me ponen, como dije, mi trabajo será tratar de lanzar touchdowns”.

Es evidente que estos Dolphins no tienen equipo para competir esta temporada y que muy pocos se quedará para la próxima, pero mientras tanto hay que evitar el ridículo.

Dos veces ya son muchas y si ante los Cowboys, que deben estar frotándose las manos, el entrenador no cambia al quaterback lo más seguro es que tenga otra semana bien larga.


Lo peor es que tiene que corregir toda la línea ofensiva, ya que la protección al QB es muy débil y los corredores apenas ganan yardas.

Lo bueno es que se nota una pequeña mejoría en la línea defensiva, que contuvo a los poderosos Patriots (13-0) en la primera mitad, justo antes que dos retornos tras sendas intercepciones echaran por tierra todo ese buen trabajo.

Se espera una mejora de los Dolphins en Dallas, aunque la verdadera mejoría esta temporada, para no hacer más el ridículo, se notará cuando el entrenador cambie a su quarterback, y en la próxima cuando traigan a un nuevo quarterback.

Pedro González es un experimentado reportero que hace 15 años cubre al Heat de Miami, la NBA, el Open de Miami, el judo y todo el fútbol, tanto local como internacional.
  Comentarios