Football

Una fórmula distinta con el mismo resultado. Los Dolphins caen ante los Cowboys y no levantan cabeza

Llegó otra derrota, pero al menos con un marcador un poco más “decente’’ que en los dos primeros partidos.

Eso pudiera ser el lado “optimista’’ del encuentro de este domingo donde los Dolphins cayeron 31-6 ante los Cowboys de Dallas, en el estreno de Josh Rosen como quarterback titular en sustitución del veterano Ryan Fitzpatrick.

El equipo de Miami tiene ahora foja de 0-3 por primera vez desde 2011, luego de los reveses 59-10 ante los Ravens en el debut y 43-0 ante los Patriots en los predios del Hard Rock Stadium.

Han sido superados 133-16, el mayor diferencial de puntos en tres juegos en la historia de la liga desde 1950.

En el juego ante Dallas los Dolphins se vieron mejor en la primera mitad y prueba de ello fue que se fueron al descanso perdiendo por apenas cuatro puntos (10-6).

Pero en el tercer cuarto sus rivales entraron como un ciclón y anotaron 14 puntos, suficientes para revivir los fantasmas de los desastres ante Baltimore y New England.

La ofensiva se desmonoró y la protección de Rosen fue un verdadero suplicio.

Al final no habrá gran diferencia si abre Fitzpatrick o Rosen si los encargados de cuidarlos en la línea de ataque no hacen bien el trabajo.

Rosen recibió un recordatorio de eso pues fue constantemente acosado en el encuentro y derribado tres veces en la segunda mitad.

El joven quarterback resultó golpeado tan a menudo que los árbitros lo sacaron del partido en un momento para hacerle una prueba de conmoción cerebral obligatoria.

Finalizó el juego con 18 pases acertados en 39 intentos y acumuló 200 yardas.

Miami ha anotado un solo touchdown ofensivo esta temporada y llegó en el segundo cuarto ante los Ravens.

“Tuvimos muchas oportunidades y nunca las aprovechamos’’, expresó el entrenador de los Dolphins, Brian Flores.

“Fallamos un gol de campo, tuvimos caídas, un balón suelto, touchdowns donde se pudo mantener el ovoide, intercepciones’’.

La ofensiva de Miami resultó también dañada y Jesse Davis (brazo), Danny Isidora (pie) y Allen Hurns (conmoción) salieron del partido por lesiones y ninguno de los tres regresó.

El wide receiver Hurns chocó fuerte con el safety de los Cowboys Jeff Heath y fue llevado a un hospital local donde permanecerá con un miembro del personal médico de los Dolphins hasta que lo autoricen a viajar.

Los Cowboys tienen 3-0 por primera vez desde el 2008 gracias a la labor de su quarterback Dak Prescott que lanzó dos pases de touchdown a Amari Cooper. Completó 19 de 32 pases con 246 yardas. Fue interceptado en una ocasión

Los Dolphins permitieron a Ezekiel Elliott y al novato Tony Pollard alcanzar 100 yardas por tierra y Cooper tuvo seis atrapadas para 88 yardas.

“Estoy preocupado por la defensa’’, comentó el defensive back de los Dolphins Bobby McCain.

Defender la carrera, los pases, no importa lo que hagas hay que mejorar. Dimos el domingo 31 puntos, 43 ante los Patriots, 59 a los Ravens, eso es lo que me preocupa. No es una fase del juego. Defensivamente, nos han puesto muy mal’’.

Miami colocó puntos en la pizarra gracias a dos goles de campo de Jason Sanders.

  Comentarios