Fútbol

Equipo de fútbol de EEUU con muchas interrogantes sobre Cuba

El coach de Estados Unidos, Bob Bradley, contempla los entrenamientos de su equipo.
El coach de Estados Unidos, Bob Bradley, contempla los entrenamientos de su equipo.

Ciertamente que están consiguiendo un sabor a Cuba al entrenar en Miami durante cuatro días - desde el calor hasta el idioma y el café - pero los miembros del equipo nacional de futbol de EEUU dicen no tener idea de qué los espera en La Habana el sábado por la noche para un encuentro clasificador para la Copa del Mundo.

Es la primera vez que un equipo nacional de EEUU juega en Cuba desde una exhibición en 1947, en la que el equipo americano perdió 5-2. La Federación de Fútbol del EEUU ha estado más de seis meses preparando las visas y la logística del viaje. Sin embargo, el equipo cubano, la condición del estadio Pedro Marrero -que tiene 80 años- y el potencial público permanecen como un misterio.

Lo que el equipo americano sabe es que el estadio tiene capacidad para 28,000 personas y que los cubanos están ansiosos por una victorias tras haber perdido su último juego con Trinidad y Tobago.

Los jugadores americanos desean conocer Cuba, pero subrayan que su viaje es apolítico y que su agenda es simplemente ganar.

"Obviamente, conozco las imágenes de Cuba que uno ve en la TV, los carros clásicos, la arquitectura, los tabacos'', dijo Eddie Lewis, un mediocampista que pasó los últimos años jugando en Inglaterra antes se unirse al Galaxy de Los Angeles. "Por haber estado en Inglaterra durante tanto tiempo, conozco a bastantes británicos que pudieron ir a Cuba y la elogian mucho desde un punto de vista turístico. Va a ser un buen viaje, un viaje interesante. Obviamente, es algo único para un americano. Pero, para nosotros, es fundamentalmente un problema de clasificación. No somos turistas. Lo principal que vamos a ver es el hotel y el estadio''.

El delantero Landon Donovan, que anotó cuatro goles en una triunfo 5-0 contra Cuba en el torneo de la Copa de Oro del 2003, está de acuerdo.

"Todos leemos y oimos sobre Cuba, y la vemos en TV, así que tenemos una vaga idea de aquello'', dijo Donovan, después de las prácticas de ayer en la Universidad Barry. ‘‘Pero hasta que uno no está allá, no creo que sepa realmente qué esperar, como es ese estilo de vida. Está en el Caribe así que estoy seguro que es un lugar bonito. Será interesante ver cómo es realmente. Los cubanos que he conocido con muy agradables, muy amables. Quizás se ingenuo pero creo que va a ser una experiencia agradable. En fin de cuentas, es un juego de fútbol y una vez que uno está en el terreno, no es nada realmente diferente''.

Una diferencia es que van a haber muy pocos - si algunos - fanáticos americanos en el público porque el gobierno de EEUU no permite viajar a Cuba a no ser que el viajero tenga un visa de interés especial. El equipo de EEUU está acostumbrado a jugar frente a públicos hostiles en Centro América y el Caribe - y hasta en Texas y el sur de la California, donde hay más aficionados mexicanos que americanos - pero en esta ocasión no habrán americanos.

"Supongo que no van a haber muchos fanáticos americanos, y si los hubiera, nos preguntaríamos como lograron llegar ahí'', dijo Donovan. "‘Pero en todos esos lugares a donde vamos, tampoco tenemos fanááticos de ninguna manera. En todo caso, 10 o 20 peronas. Es así para nuestro equipo. Es diferente para nuestros jugadores de la NBA. Cuando el equipo de EEUU juega en China, mucha gente ama al equipo americano, quiere verlos jugar. No creo que mucha gente sepa por lo que tenemos que pasar nosotros para ir a una Copa del Mundo. Pero no lo cambiaría por nada. Es divertido y, al final, nos hace mejores''.

Lewis dijo no tener idea de que tipo de atmósfera encontraría.

"Es una incógnita puesto que no hay mucha historia de cómo son los juegos de fútbol allí'', dijo. "Espero una buena acogida pero realmente no sé. Va a ser interesante. Pero no sabemos, todo está bajo un gran signo de interrogación. Pero no podemos preocuparnos por eso. Tenemos que concentrarnos en que, cuando empiece eljuego, son 11 contra 11 durante 90 minutos. Tenemos que ocuparnos de eso y, por lo demás, esperar lo inesperado''.

  Comentarios