Fútbol

Bolivia empató 2-2 con Uruguay en eliminatorias sudamericanas

Marcelo Martins (d) de la selección de Bolivia escapa ante la marca de Bruno Silva (i) del seleccionado de Uruguay.
Marcelo Martins (d) de la selección de Bolivia escapa ante la marca de Bruno Silva (i) del seleccionado de Uruguay.

Bolivia empató con Uruguay 2-2 en partido de la décima fecha de las eliminatorias sudamericanas al Mundial de Sudáfrica-2010 jugado en el estadio Hernando Siles de La Paz que complica una vez más su situación en la tabla de clasificación.

Los goles bolivianos fueron anotados por el ariete del Shaktar de Ucrania, Marcelo Martins Moreno (15 y 41) en una gran producción personal. Peo los celestes remontaron la desventaja con tantos de Carlos Bueno (64) y el experimentado Sebastián Abreu (88).

Con este resultado, Uruguay se coloca momentáneamente en el cuarto lugar de las posiciones, con trece puntos, junto a Chile, que el miércoles recibirá a Argentina, mientras que Bolivia permanece octava con nueve unidades.

El equipo boliviano no jugó un gran lance, distante del plantel rápido y veloz que goleó (3-0) el pasado sábado a Perú, y volvió a mostrar un fútbol intermitente que no fue suficiente para doblegar a la escuadra del 'Maestro' Oscar Tabárez.

Uruguay mostró su clase internacional para arrancar una unidad fundamental con un segundo tiempo en el que dejó atrás su temor a los 3.600 metros de altitud de La Paz y se animó a ir en busca del arco rival.

El once charrúa respetó demasiado a su rival, afectado por la ausencia de al menos seis jugadores del equipo titular y por los efectos de la altura, pero cuando se animó tuvo la suficiente capacidad para remontar un marcador que parecía imposible.

Tabárez planteó un esquema defensivo y con el contragolpe como arma de ataque, dejando como llaneros solitarios a Cristian 'Cebolla' Rodríguez, del FC Oporto portugués, y a Carlos Bueno, del Peñarol de Montevideo.

Generó dos cargas con posibilidades, en la primera etapa, y pasó la mitad del campo de juego en muy pocas oportunidades en el complemento, aunque sorprendió con el gol del descuento de Bueno en un desesperado intento para cambiar la historia del partido.

Tras ese gol, luchó con esfuerzo en los minutos finales apuntalado con el ingreso de Sebastián Abreu, de River Plate de Argentina, que fue el verdugo del equipo boliviano al lograr la diana del empate con sabor a victoria a dos minutos del final.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios