Fútbol

Monumental victoria de Chivas

EL PORTERO de River Plate Juan Ojeda no puede detener el disparo de Omar Orellano, de 
Chivas (izq.), que terminó en gol.
EL PORTERO de River Plate Juan Ojeda no puede detener el disparo de Omar Orellano, de Chivas (izq.), que terminó en gol. ASUNCION

Chivas de México extendió su invicto en tierras argentinas con un triunfo ayer por 2-1 ante un moribundo River Plate y quedó a las puertas de las semifinales de la Copa Sudamericana.

Omar Arellano, a los 44 minutos, y Fabián de la Mora, a los 81, marcaron los goles en el estadio Monumental por el partido de ida de los cuartos de final.

El delantero uruguayo Sebastián Abreu descontó de penal para River a los 90 minutos.

Con los dos goles de visitante, Chivas quedó en inmejorable posición para el desquite el 6 de noviembre en Guadalajara. El ganador se medirá en semifinales con el sobreviviente de la serie entre Internacional de Brasil y Boca Juniors.

El "Rebaño Sagrado'' extendió su invicto en Argentina, donde cosecha dos victorias y tres empates en partidos oficiales de torneos de la Conmebol, y dejó a River en terapia intensiva.

Penúltimo en el campeonato argentino y herido tras perder el domingo 1-0 ante su archienemigo Boca Juniors, River necesita superar a los mexicanos para sostener su ilusión en la Sudamericana, el único objetivo que le queda en lo que resta del año.

En el primer tiempo el cuadro argentino sumó méritos para adelantarse en el marcador, pero se topó con un infranqueable arquero Víctor Hugo Hernández.

A los cuatro minutos el volante Augusto Fernández tuvo un mano a mano que despejó el guardameta. En el tiro de esquina siguiente, le tapó un cabezazo al defensor Eduardo Tuzzio.

Diego Buonanotte probó otra vez los reflejos del arquero a los 31 con un zurdazo frontal desde fuera del área, que Fernández salvó con la punta de los dedos. Y luego el portero volvió a lucirse ante un cabezazo del colombiano Radamel Falcao.

Ante el desconcierto de los "millonarios'', Chivas --único equipo no brasileño o argentino entre los ocho que llegaron a este instancia-- se animó a salir de su encierro guiado por su estratega Ramón Morales y con pocos argumentos dejó al desnudo las inseguridades de la defensa local.

A poco del descanso, Morales buscó a Sergio Santana en el área. El atacante se sacó de encima a Tuzzio y tocó atrás para Edgar Solís, que remató a la carrera. El arquero Juan Ojeda tapó el disparo, pero el balón le quedó a Arellano para el gol.

Una silbatina generalizada acompañó la salida de los jugadores de River hacia el vestuario tras finalizar la primera etapa.

Arellano desperdició el segundo a los 63 cuando recibió un centro preciso de Morales, pero remató por arriba del travesaño.

Los tres cambios que agotó River al promediar el complemento no le aportaron mayor claridad a su ataque y todo se redujo a centros y tiros libres al área, que se cansó de despejar Fernández.

Abreu tuvo la oportunidad más clara para empatar a los 80 minutos con un cabezazo que estrelló en el travesaño.

Pero de contragolpe, Arellano avanzó hasta el fondo y pasó atrás para de la Mora, quien tocó de primera a la red ante la salida de Ojeda.

En tiempo cumplido, una mano de José Olvera en el área le permitió a Abreu marcar el descuento de penal y darle a River una mínima esperanza para la revancha.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios