Fútbol

En defensa de su propia autoridad

Las autoridades peruanas no están subordinadas a la FIFA y no tienen por qué cumplir con sus exigencias, dijo ayer el ministro de Educación sobre las amenazas de ese organismo de desafiliar a Perú si el gobierno interviene la federación local de fútbol.

El ministro de Educación, José Antonio Chang, se presentó ayer ante la Comisión de Educación, Cultura y Deporte del congreso, para exponer los problemas generados por el enfrentamiento entre el gobierno y la Federación Peruana de Fútbol (FPF), que preside Manuel Burga, y la posición del ejecutivo frente a la amenaza de desafiliación.

Burga no es reconocido por el gobierno como presidente de la FPF por supuestamente haberse hecho reelegir en elecciones irregulares el pasado 5 de octubre. Las cuentas bancarias de la FPF se encuentran bloqueadas.

Arturo Woodman, presidente del estatal Instituto Peruano del Deporte (IPD), quien ha amenazado con intervenir la FPF, se presentó también ante la comisión parlamentaria para aclarar que no existe injerencia política en la FPF, y reiterar que el problema suscitado es responsabilidad de Burga.

La FIFA respalda a Burga y ha dado un plazo hasta el 21 de noviembre para que el gobierno desbloquee las cuentas de la FPF o de lo contrario Perú será desafiliado de ese organismo.

Chang dijo que como ministro debe hacer cumplir las leyes, y afirmó que "la FIFA no es un órgano al que esté subordinado''.

"No tenemos que estar violentando leyes y normas para darle satisfacciones a un organismo internacional. Los problemas los ha generado el señor Burga, no puede inscribir su poder en los registros públicos porque no está conforme a ley'', sostuvo.

"Si el Perú queda desafiliado de la FIFA, será responsabilidad exclusiva del señor Burga'', afirmó.

El ministro señaló que de concretarse la desafiliación, el gobierno podría demandar a Burga por daños y perjuicios por afectar el prestigio del país y el deporte peruano.

La desafiliación significaría para Perú la suspensión de las selecciones nacionales y clubes peruanos de toda competencia internacional.

La presencia de Burga al frente de la FPF ha sido cuestionada por varios funcionarios del gobierno, que desconocen el resultado de sus recientes elecciones debido a que cuando Burga se postuló se encontraba inhabilitado por cinco años para ejercer el cargo por el Consejo Superior de Justicia del Deporte.

Los problemas entre el gobierno y la FPF han amenazado con frustrar la realización en Perú del Sudamericano sub20 de enero próximo.

La Conmebol dio plazo a la FPF hasta el 30 de octubre para pronunciarse sobre si está en condiciones de organizar el torneo.

Uno de los requerimientos de la Conmebol es que la FPF sea avalada por el gobierno peruano en la realización de la competencia, pero el IPD se niega a hacerlo por la irregular situación jurídica en la que se encuentra Burga.

  Comentarios