Fútbol

Internacional campeón

EL GOLEADOR del Inter, Nilmar (#9), peleando con la zaga de Estudiantesa, aprovechó una 
serie de rebotes ante el arco argentino para anotar y dar el trofeo al equipo brasileño.
EL GOLEADOR del Inter, Nilmar (#9), peleando con la zaga de Estudiantesa, aprovechó una serie de rebotes ante el arco argentino para anotar y dar el trofeo al equipo brasileño. EFE

El brasileño Internacional se convirtió anoche en campeón de la VII Copa Sudamericana de fútbol, al empatar con el argentino Estudiantes en 1-1 con un agónico gol conseguido al minuto 113, en tiempo extra.

Inter había ganado el partido de ida por 1-0 hace una semana, pero este miércoles Agustín Alayes puso a Estudiantes en ventaja con un gol al minuto 65, llevando la decisión a la prolongación.

Cuando ya parecía que el campeonato se decidiría por penales, el goleador Nilmar, que había tenido una actuación discreta, aprovechó una serie de rebotes ante el arco argentino para anotar y dar el trofeo al equipo brasileño.

De esta forma, Internacional se convirtió en el primer equipo brasileño en conquistar la Copa Sudamericana.

Presionado por la exigencia de conseguir una victoria, Estudiantes de La Plata se plantó en la cancha con sus líneas adelantadas y con ello le quitó a Internacional el espacio para imponer su mejor toque de pelota.

El entrenador del equipo argentino estableció una marcación escalonada sobre el veloz Nilmar y el habilidoso Andrés D'Alessandro, al tiempo que el experimentado Juan ‘La Brujita' Verón asumía la responsabilidad de distribuir el juego.

No obstante, el equipo brasileño se mostró más eficiente en el trato del balón y equilibró tácticamente el partido con las proyecciones de D'Alessandro por los dos andariveles de la cancha buscando la asociación con Nilmar, mientras Alex retrocedía para arrastrar marcadores.

En ese escenario a Internacional le bastó la primera media hora de juego para adueñarse por completo del terreno.

Al conjunto argentino, en tanto, le quedaron apenas los tiros en profundidad que nacían de los pies de Verón en búsqueda del contragolpe.

En el segmento final del primer tiempo, el ‘pincharrata' argentino pasó a arriesgar más. Las subidas en velocidad de Marcos Angeleri le proporcionaron a Verón lo que precisaba para reducir la velocidad del partido y buscar jugadas ofensivas.

Para el segundo tiempo, Inter buscó anular las peligrosas subidas de Angeleri situando al oportunista Alex en los espacios dejados por el jugador argentino, y así nuevamente Estudiante pareció quedarse sin opciones.

La solución del equipo rioplatense fue orientar al atacante Gastón Fernández a actuar más abierto por el costado izquierdo, en sociedad con Leandro Benítez, y de esa forma nuevamente llevó la disputa al terreno de Inter.

Sobre el minuto 65, Benítez ejecutó un tiro libre desde el costado izquierdo del ataque de Estudiantes. El balón atravesó toda la defensa brasileña y por el otro costado apareció Alayes para conectar de pierna derecha y mandar la pelota a la red.

El gol desarticuló de forma evidente a Inter, al tiempo que Estudiantes encontró la energía de la que parecía carecer.

Cuando todo indicaba que el campeón saldría en disparos de los 12 pasos, Nilmar hizo estallar el estadio Beira-Rio con un gol dramático luego de una interminable serie de rebotes.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios